El gobernador encabezó la destrucción de armas decomisadas por la Sedena en acciones contra a delincuencia

 

Así  como Estados Unidos exige muchas cosas nosotros también exigimos que pare el tráfico de armamento ilegal hacía  México porque desgraciadamente es el que se ha prestado para que la delincuencia vaya avanzando, dijo el gobrenador José Antonio Gali Fayad al  encabezar la  Ceremonia Magna de Destrucción de Armamento Decomisado a disposición de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

 

  Junco con el jefe de la 25  zona militar, el mandatario estatal dio arranque a la inutilización de 480 armas largas y  945 cortas, así coomo nueve mil cartuchos útiles provenientes de grupos delictivos y del programa de Canje de Armas que se realizó en Puebla, Tlaxcala y Veracruz.

 

El mandatario celebró la acción pues aseguró que la posesión de estos artefactos entre la sociedad civil es un factor de riesgo que no sólo determina el incremento de los índices delictivos, sino que aumenta la posibilidad de accidentes entre niños y suicidios, e incentiva la resolución violenta de conflictos.

 

Agradeció  a la Secretaría de la Defensa Nacional que, en colaboración con la Policía Federal, el gobierno estatal y los municipios, ha combatido frontalmente delitos como el robo de hidrocarburos e informó que en su administración se han decomisado 9 millones 200 mil litros de combustible robado, detenido a 980 personas, asegurado 4 mil 300 vehículos y sellado más de 2 mil 600 tomas clandestinas.

 

Asimismo, enfatizó que como parte de las estrategias coordinadas entre ambas instancias, se llevó a cabo el programa Juguemos sin Violencia, que consistió en el cambio de juguetes bélicos por didácticos, con el objetivo de promover una cultura de paz, concientizando a padres de familia y a los infantes sobre la prevención de conductas violentas y antisociales.

 

El Comandante de la 25 Zona Militar, Raúl Gámez, señaló que la destrucción de armas en diversas entidades es una expresión tangible del esfuerzo conjunto entre las autoridades, que se capitaliza en pro de la seguridad de la ciudadanía, la convivencia social y el fortalecimiento del estado de bienestar.

 

Señaló que en total se destruyeron mil 383 instrumentos de diferentes calibres y características, así como 42 mil 966 cartuchos y cargadores, empleando el método de corte por parte del personal especialista del Servicio de Materiales de Guerra del Ejército Mexicano.

 

Cabe destacar que gracias a la participación de la ciudadanía y al apoyo de los gobiernos federal, estatal y municipal, la Sedena ha destruido a nivel nacional más de 300 mil armas de fuego en diferentes campos militares, ubicados en las principales plazas públicas de las 12 regiones del país.