Por Patricia Moreno Sánchez

Ante los casos de feminicidios registrados en Purbla y en específico de mujeres embarazadas, el Instituto Poblano de las Mujeres (IPM) busca prevenir la violencia en contra de la mujer que puede llegar al feminicidio.
La Directora Verónica Sobrado explicó que los casos de mujeres jóvenes con embarazos que en una primera instancia desaparecen y posteriormente se localizan sin vida es multifactorial.
Por ello el instituto en coordinación con diversas instancias del gobierno del Estado están implementado acciones encaminadas a la Prevención y orientación a la mujer que viven en pareja y a la joven que tiene una relación de noviazgo, como es el caso de la campaña para prevenir embarazos en Adolescentes.
Agregó que además se debe trabajar en el tema cultural para orientar a la mujer para que se valore y exigir respeto a su persona.
“Las mujeres deben dejar de pensar que el amor lo perdona todo y olvida todo. Que dejen de pensar que la violencia es su cruz y la tienen que aguantar. Deben poner un alto y denunciar”.
Comentó que la Alerta contra Feminicidios es un mecanismo que se prevé en la Ley General de una Vida Libre de Violencia, la cual se declara a raíz de la modificación del reglamento. Sin embargo dijo que lo más importante es trabajar para evitar la violencia en contra de las Mujeres.
Informó que de acuerdo a la encuesta de la ENDIREH se registra que el 47.1 de las mujeres mayores de 15 años, que tienen una relación de pareja o tienen noviazgo,
sufren algún tipo de violencia.
En Puebla se tiene el registro de 3 millones 9 mil mujeres, de esta cifra un millón y medio son mayores de 15 años, se estima que son alrededor de 500 mil mujeres las que sufren violencia informó.
Específico que la principal violencia es la emocional, seguida de la económica, y física y lamentablemente sólo una de cada 10 mujeres víctima de violencia denuncia.
Por último dijo que es la Procuraduría General de Justicia la instancia que puede proporcionar los datos de feminicidios en Puebla, agregó que el IPM de brinda un seguimiento puntual y se atiende a los familiares de las víctimas feminicidio, a quienes no sólo se les debe hacer justicia también ayudarlas a superar el problema psicológica que mantienen después de los hechos trágicos.