Ante el incremento de fraudes bajo el esquema de “pirámides”, senadores del PRI urgieron a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) emprender una intensa campaña informativa para erradicar estas prácticas que afectan el patrimonio de los mexicanos.
Puntualizaron que en la actualidad cuatro de cada 10 mexicanos aún utiliza mecanismos informales para ahorrar su dinero, tales como tandas, guardar sus recursos en el “colchón” o invertir en la llamada “pirámide”, pero este último caso constituye un riesgo, ya que los participantes son atraídos con promesas de obtener altas ganancias –muy superiores a las de la banca formal–, y al final sólo los promotores son los ganones.
A finales del año pasado, recordaron, a través de las redes sociales se difundió un fraude de este tipo, conocido como la “flor de la abundancia”, la que opera principalmente en los estados de Nuevo león y Coahuila, situación ante la que la Condusef emitió una alerta para prevenir este tipo ilícito.
Sin embargo, los legisladores señalaron que en los últimos meses este esquema, también conocido como Células de Gratitud, Bolas Solidarias, Círculo de la Prosperidad, Rueda de la Amistad y Mándala, se ha vuelto popular en entidades como Morelos, Puebla y Ciudad de México.
Reconocieron que ya la propia Comisión ha difundido algunas recomendaciones a fin de evitar riesgos en mecanismos financieros informales, como el verificar que estén debidamente autorizadas y reguladas por las autoridades y que además cuente con el seguro de depósito, ya sea un banco, caja de ahorro o una Sociedad Financiera Popular (Sofipo).
Tampoco confiar en aquellas entidades que prometen rendimientos muy por encima de lo que se ofrece en el mercado, ya que sólo es un gancho para atraer un mayor número de interesados, como es el caso de las famosas “pirámides”.