La Unidad Pediátrica de Quemados fortalecerá la atención de pacientes que requieren injertos cutáneos, además de los servicios de emergencia y los procesos de exploración y diagnóstico gracias al equipo médico especializado que otorgó el Club Rotario.

En nombre del gobernador Tony Gali, la Secretaria de Salud Arely Sánchez Negrete, agradeció a dicha Organización el apoyo a los proyectos que permiten reforzar a las instituciones públicas del país, en especial si se orienta a que niñas y niños reciban servicios de calidad.

Durante la “Friendship Conference 2017, Rotarians Beyond Borders” que tuvo lugar en Phoenix, Arizona, Estados Unidos, Puebla participó con el proyecto de equipamiento para la Unidad de Quemados del Hospital para el Niño Poblano, presentado por su director José Jaime Sánchez Robles con el apoyo del “Club Rotario Puebla Campestre Real”, a fin de adquirir fondos monetarios.

De 26 propuestas en total que fueron presentadas de los estados de Tlaxcala, Veracruz, Morelos, Guerrero y Puebla, ésta última resultó ganadora y obtuvo la mayor cantidad de donativos, por lo que fue posible la dotación de equipo médico por un monto cercano a los 38 mil dólares (800 mil pesos).

Al respecto, Cipriano Navarro Maya, gobernador de Rotary Club, señaló que esto es resultado del esfuerzo, dedicación y compañerismo de todos los involucrados; manifestó que continuarán los apoyos en beneficio de los poblanos.

Las integrantes del “Club Rotario Puebla Campestre Real”, encabezado por Mónica Maribel Flores Mendoza, entregaron de manera simbólica dispositivos como un dermatomo y malladores para facilitar los injertos cutáneos; un desfibrilador pediátrico adulto; una campana de flujo laminar para el mejor tratamiento de las muestras; un carro rojo para la atención de emergencias; además de material quirúrgico, sillas de ruedas, estetoscopios y termómetros para la revisión de los pacientes.