+ Ingresar a la universidad requiere talento, esfuerzo, claridad, determinación y constancia, dijo al dar la bienvenida a 15 mil alumnos de nuevo ingreso, a quienes felicitó por este logro
Recibir educación universitaria no sólo significa adquirir saberes disciplinarios, sino también aprender a incorporarse de forma íntegra a la sociedad. Y en la BUAP, queremos formar profesionistas exitosos, responsables y productivos con su comunidad, por lo que seguiremos preparándolos en competencias y sobre todo en valores, afirmó el Rector Alfonso Esparza Ortiz ante 15 mil alumnos de nuevo ingreso, partícipes del Rally de Bienvenida 2015, una actividad orientada a impulsar su integración, identidad y pertenencia a esta Casa de Estudios.
En el Estadio Universitario dio la bienvenida a miles de jóvenes que portaron gorras amarillas, azules y naranjas, quienes sin dejar de reconocerse como “Soooomos Calderón…..Soooomos Derecho…..Soooomos Ingeniería…”, hermanaron brazos en un sentimiento compartido: Soooomos BUAP.
Allí, en ese magno espacio deportivo, bajo un manto azul celeste por el cual se irradiaban vigorosos rayos de un sol estival, felicitó a los estudiantes de nuevo ingreso que se sumaron a la gran familia universitaria, una comunidad de más de 80 mil integrantes: “Ingresar a una institución pública como la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla no es fácil. Se requiere de talento, capacidades y competencias, así como de un esfuerzo sostenido, claridad de metas, determinación y constancia. Los felicito por este logro y les deseo éxito en los retos que representará cada una de las decisiones que tomen”.
En la recta final del Rally 2015, cuyo propósito fue impulsar colectivamente la identidad y pertenencia, el Rector Alfonso Esparza Ortiz ratificó la razón de ser de la Institución: la formación de las nuevas generaciones de universitarios, capaces de construir una mejor sociedad.
“Aprovecho la oportunidad de compartir esta actividad con ustedes para darles la más cordial bienvenida a su alma mater y expreso mi gratitud a todos aquellos docentes, estudiantes y personal administrativo que han hecho posible esta actividad con el único interés de hacerlos sentir parte de nuestra gran familia. Quienes juegan el papel de tutores, mentores y lobomentores, están dispuestos a acompañarlos y a llevar a cabo un aprendizaje compartido que permitirá establecer vínculos que respalden su formación”, expresó.
En el Estadio Universitario, donde también se dieron cita directores y funcionarios universitarios, destacó que la BUAP no sólo se preocupa por brindar conocimientos y competencias, sino también valores para incentivar una formación integral en cada uno de sus estudiantes.
Personal de staff, monitores, lobomentores y brigadistas, todos los que participaron en la organización y logística de esta jornada, tuvieron un propósito claro: construir colectivamente la integración, la identidad, la pertenencia y el conocimiento del ser y quehacer de la BUAP.
El objetivo se logró a través de nueve bases distribuidas en Ciudad Universitaria: estaciones que incluyeron actividades deportivas, lúdicas y recreativas. Para recorrerlas, los universitarios fueron agrupados por color: azul, amarillo y naranja. Cada uno tuvo una ruta distinta. Todos confluyeron en un punto de encuentro, la recta final: el Estadio Universitario.
Para garantizar la salud de los estudiantes se instalaron centros de hidratación y consultorios médicos. Entre base y base, en los pasillos y principales corredores, talentos musicales de la Institución -cantantes de ópera, música pop y tríos, entre otros- amenizaron en medio de gritos de euforia y porras de escuelas y facultades. Todos armaron la fiesta.
El Rally 2015 inició en punto de las 8:00 horas. Los lobomentores y monitores, estudiantes de semestres avanzados, fueron los responsables de coordinar, guiar y motivar a grupos no mayores de 25 alumnos durante sus recorridos. En cada una de las bases ondearon las banderas de la alegría.
Fue una fiesta de todos. Pues, ser universitario es un privilegio. Ustedes ya lo son: pertenecen a una gran universidad, siéntanse orgullosos porque lo que han alcanzado es un gran logro. Las palabras del Rector Alfonso Esparza Ortiz sellaron la celebración: el orgullo de ser BUAP.