+ Por quinto año consecutivo dicho organismo otorgó a la Institución la calificación de ‘A+(mex)’
La calificadora internacional Fitch Ratings ratificó la calidad crediticia de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, al otorgarle por quinto año consecutivo la calificación ‘A+(mex)’, evaluación que mantiene como estable su perspectiva crediticia y confirma su estabilidad financiera, transparencia, buen manejo financiero .
El documento de la empresa dice que la calificación de la Universidad está apoyada por la calidad crediticia del estado de Puebla ‘AA-(mex)’. Sin embargo, Fitch considera que la autonomía administrativa y financiera de la institución así como los bajos niveles de control e injerencia por parte del Estado sobre la Universidad, no comprometen al Estado a otorgar apoyo en caso de un escenario de estrés financiero.
Durante el 2013, los ingresos totales aumentaron 10.3%, ascendiendo a 7,982.5 millones, de los cuales el 79.1% corresponden a subsidios federales y estatales.
Dicha calificación, confirma la posición competitiva de la BUAP a nivel regional, pues soporta la consistente demanda de estudiantes así como el desempeño favorable de sus finanzas y el bajo nivel de endeudamiento. Igualmente, la Institución ofrece una amplia variedad de programas educativos acompañados de estándares de calidad académica satisfactorios.
El monto de subsidios extraordinarios estatal es recibidos en el 2013, MXN729.4 millones, compara favorablemente con el del año anterior, MXN314 millones, lo cual denota un fuerte apoyo del gobierno estatal tanto para el funcionamiento como para enfrentar sus pasivos pensionales y para el desarrollo de obras de inversión.
En cuanto a los ingresos propios, la prestación de servicios conexos a la educación y desarrollo de nuevos negocios, aunados a los servicios de educación, motivaron un crecimiento de 14.5% anual en este rubro.
Por otra parte, el alto nivel de gasto operativo, principalmente relacionado a servicios personales, limita la flexibilidad financiera de la universidad. No obstante, durante el 2013 los egresos mostraron una evolución muy controlada, incrementándose 1.1%, lo que resultó en un mayor remanente operativo ajustado (flujo libre para servir deuda y/o realizar inversión), el cual sumó MXN1,237.2, y representó el 16% de los ingresos totales (8.1% en 2012).
Al 31 de diciembre 2013, el saldo de la deuda total de la BUAP sumó MXN299.7 millones, monto que representó 0.24 veces (x) el remanente operativo ajustado.
Cabe mencionar que la BUAP dispondrá del último tramo de su línea de crédito vigente, por aproximadamente MXN92 millones, y lo destinará a proyectos de inversión productiva. Además, la Dirección no contempla contratar financiamientos adicionales de largo plazo.
Mientras, el monto de subsidios extraordinarios estatales recibidos en el 2013, comparado favorablemente con el del año anterior, denota un fuerte apoyo del gobierno estatal tanto para el funcionamiento como para enfrentar sus pasivos pensionales y para el desarrollo de obras de inversión.
En cuanto a los ingresos propios, la prestación de servicios conexos a la educación y desarrollo de nuevos negocios, aunados a los servicios de educación, motivaron un crecimiento de 14.5 por ciento anual en este rubro. Respecto a su liquidez, la Universidad cuenta con una posición sólida de recursos disponibles para hacer frente a sus pasivos no bancarios.