Con buenas actuaciones, triunfos y el tercer lugar del Grupo 6 terminó el año la Filial Toluca-Puebla categoría Sub 17, misma que compite en la Liga Nacional Juvenil.
Sin embargo, el 2018 representa un nuevo reto porque apenas reiniciadas las acciones en enero, los Diablos poblanos enfrentarán al equipo de Fortín de Veracruz.
El balance de la primera vuelta es positivo para la oncena escarlata que dirige Edwin León, sin embargo, los Diablos no se conforman con el tercer lugar de su pelotón, al contrario, ya cuentan las horas para regresar a los entrenamientos y preparar su reaparición en el certamen donde el objetivo será buscar el liderato y por consecuencia el pase a las finales.
Jair Tello Mendoza, portero de la Filial Toluca-Puebla realizó un análisis de la etapa inaugural de la temporada.
“Tuvimos buenos partidos y otros en los que quizá nos falló algo pero en general mostramos buenas cosas en la cancha y por eso estamos peleando por los primeros lugares. Jugar un torneo como éste es algo importante porque nos representa la oportunidad de medirnos en distintas sedes ante equipos con fortaleza y eso nos permite elevar nuestro nivel de juego”.
Para la parte complementaria del torneo, que iniciará en los primeros días de enero, los Diablos de la Filial Toluca-Puebla tienen claro qué acciones deben ejecutar para convertirse en los mejores de su grupo y por ende los dominantes de la zona que incluye a Puebla, Ciudad de México, Oaxaca y Veracruz.
“Debemos trabajar más en la concentración porque en ocasiones se nos complican los partidos por desatenciones. Nuestro equipo está en buen momento, es fuerte y tenemos la mentalidad y el nivel para pelear por ingresar a las finales”, finalizó el arquero Jair Tello Mendoza.