• Los seis contenedores de combustible facilitaron la propagación de las llamas, para que éstas calcinaran todo dentro de la unidad.

Odilón Larios Nava.- Luego de intentar huir de un operativo del Ejército Mexicano en Acatzingo, un hombre que conducía una camioneta cargada con seis contenedores de combustible, se impactó contra un árbol y ardió en llamas, hasta quedar todo completamente calcinado.
El hoy occiso se encuentra en calidad de desconocido número 3 dentro de la averiguación 1677/2015 iniciada por el fiscal de Tepeaca. Se espera que en las próximas horas el cadáver sea reclamado por algunos de sus familiares.
Se sabe que el hombre había robado combustible en la zona de Actipan de Morelos, en el municipio de Acatzingo. Momentos antes muy cerca de allí los elementos del Ejército Mexicano en coordinación con policía municipal de Acatzingo habían detectado ocho camionetas del tipo tres toneladas y dos camiones tipo tortón.
Éstos estaban cargando gasolina de una toma clandestina en ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) ubicada en terrenos de cultivo de Actipan de Morelos. Por lo que al percatarse de la presencia de los soldados y los policías, el conductor de una camioneta marca Chevrolet, tipo estaquitas, con capacidad para 5 toneladas, modelo 1998, y placas de circulación XU-38-762 del estado de Veracruz, comenzó a escapar.
Según el reporte oficial de los hechos, en la persecución el conductor perdió el control y se impactó contra un árbol, lo que desencadenó un incendio que consumió en segundos todo lo que había dentro de la camioneta.
Cabe señalar que la camioneta iba cargada con seis contenedores con combustible, cada uno de ellos con capacidad para mil litros.
Los reportes policiales, obtenidos de forma extraoficial, indicaron que mediante el operativo del Ejército y policías de Acatzingo, tuvieron conocimiento de que a la altura del kilómetro 165 de la autopista Puebla-Veracruz, cerca de las cocinas de Atipan de Morelos, en terrenos de cultivo se encontraban algunas camionetas.
Al llegar los elementos que conformaban el operativo aseguraron en el lugar ocho camionetas y dos camioneta tipo tortón, que estaban cargando combustible en una toma clandestina. Una más comenzó a huir del lugar y así inició la persecución.
Cabe señalar que las 11 unidades en total, con los contenedores y el combustible, fueron puestas a disposición de la Procuraduría General de la República (PGR) para que sea el Agente del Ministerio Público de la Federación el que inicie las indagatorias de rigor.