Sin importar que arriesguen sus vidas en el transcurso del camino de Puebla hacía la ciudad de México, cientos de fieles católicos continúan con la tradición de peregrinar a la Basílica de Guadalupe como cada 12 de febrero.
La misión de todas las personas que persisten en lucha por continuar con esta costumbre anual puede tomarse desde dos puntos contrarios, unos llegan con la finalidad de solicitar la Virgen María algún milagro y por otro, están aquellos quienes tienen el propósito de dar gracias a “La Morenita” como ellos la llaman, por algún favor concedido.
Las forma de llegar a este centro religioso es diverso, algunos lo hacen a través de medios de transporte como son las bicicletas, otros en caballo y otros más aventurados caminando largas distancias.
Las comunidades de la entidad de donde provienen todos estos fieles a la Virgen de Guadalupe son distintas, hay quienes son originarios de Amozoc, Acajete, Zacatlán entre otras, todos con el mismo fin, estar cerca de la virgen.
Uno de los casos es el de Carmen Lara, quien a sus 72 años decidió caminar desde el municipio de Amozoc para llegar a la Virgen María, con el objetivo de pedir salud y bienestar para sus hijos
Esta no es la primera vez que Carmen Lara recorre esta gran distancia a pie, sino que ya lleva un total de 15 años visitando de manera continua la imagen de “La Morenita del Tepeyac”.
Este mismo ejemplo lo sigue Ana León Hernández, que a sus 22 años de edad también decidió emprender este viaje aunque a diferencia de Carmen Lara ella comenzó su peregrinar desde la comunidad de Oyameles, Tlatlahuitepec.
Nosotros no venimos a agradecer un milagro, llegamos a demostrar nuestra gratitud por los múltiples favores de la virgen hacía toda la familia, recalcó Ana León, quien camino ocho días para llegar a este espacio religioso en conjunto con otras cien personas.
Es muy común que a los peregrinos quienes recorren a pie largas distancias les salgan ámpulas por el esfuerzo implicado, pero este vale la pena por el respeto y devoción a la Virgen María.
En cuanto a la inversión que se debe de realizar por parte de los peregrinos esta varía dependiendo de los atuendos que utilicen pues algunos mandan a hacer gorras, lonas, arreglos y demás artículos.
Por ejemplo Ignacio Hernández, quien caminó un promedio de 280 kilómetros desde Zacatlán, dijo que aproximadamente cada uno de los 300 peregrinos que los acompañaban gastaron 200 pesos para la inscripción pero tuvieron que aportar recursos económicos para los arreglos.
Cabe mencionar que esta es la edición número 126 de la peregrinación a la basílica de Guadalupe y en esta ocasión se dieron cita alrededor 35 mil personas para la celebración eucarística tanto dentro como fuera del templo guadalupano. Asimismo desde el fin de semana y contando los de ayer llegaron 80 mil de toda la entidad.
Cabe mencionar que entre los personajes destacados a esta ceremonia religiosa se encontraba el rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), Enrique Agüera Ibáñez, quien llego en calidad de integrante del patronato pro construcción del Santuario Guadalupano.
PIDE ARZOBISPOg TRABAJAR EN CONTRA DE LA DESIGUALDAD
Durante la celebración eucarística, el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa pidió durante la celebración eucarística a los fieles católicos realizar acciones en conjunto para erradicar la miseria, la corrupción, el analfabetismo, la injusticia y la violencia.
Asimismo Sánchez Espinosa expresó que se debe intensificar una tarea educativa que haga a las personas conscientes de sus capacidades de tal forma que afronten responsablemente su destino.
Por último el arzobispo de Puebla anunció que durante tres días el obispo de Octavio Ruiz, proveniente del Vaticano, estará en la capital poblana para estar en el Seminario Palafoxiano este día con las monjas, el jueves con los presbíteros y el viernes con los fieles católicos para reflexionar temas religiosos.