Odilón Larios Nava.-

Este miércoles, alrededor de las 9:15 horas, el robo de un tractocamión cargado con más de 60 toneladas de varilla fue frustrado por elementos de la Policía Federal, quienes lograron asegurar a uno de los delincuentes.
De acuerdo con las primeras versiones, los hechos se suscitaron en la lateral de la autopista México-Puebla, a la altura de Coronango, en la desviación para tomar el Periférico con sentido al Centro de la ciudad.
Por medio del C-4, la Policía Federal recibió una llamada de alerta que señalaba que un tráiler cargado con varilla, había sido robado y estaba atorado en el Puente Los Ángeles, justamente a la altura del kilómetro 113+500 de la autopista, en terrenos pertenecientes a San Francisco Ocotlán.
Un patrullero de la Policía Federal del destacamento Zaragoza que se encontraba cerca, acudió para auxiliar, encontrando a la unidad reportada a 100 metros antes de subir al Periférico Ecológico.
Cuando vieron al uniformado, tres sujetos que estaban a bordo del pesado camión descendieron y echaron a correr. Como uno de ellos iba armado, comenzó a disparar en contra de la autoridad, mismo que repelió la agresión evitando que escapara.
Sus otros dos compañeros lograron huir a bordo de un Grand Marquis, color blanco, el cual al parecer escoltaba al vehículo de carga que había sido robado momentos antes. Ante eso autoridades del municipio de Coronango y de la policía estatal así como ministerial, trataron de dar con el mencionado vehículo pero fue en vano, porque éste les llevaba ventaja.
En el lugar del enfrentamiento, solo quedó asegurado el tractocamión marca Freightliner, color blanco con placas de circulación 439-DT-9, con razón social GA Transportes S.A. de C.V., con domicilio en San Luis Potosí, el cual jalaba una plataforma con placas 721-UR-1, cargada con más de 60 toneladas de varilla.
Por su parte personal de Caminos y Puentes Federales (Capufe) acudieron al lugar para atender al lesionado, quien de acuerdo con versiones extraoficiales presentaba tres impactos de bala en las piernas, dos de ellos con orificios de entrada y salida y una de éstas quedó alojada.
Luego de estabilizarlo, Juan Gabriel Vázquez Murrieta, quien dijo ser originario de Veracruz y también del Estado de México, fue trasladado al Hospital General del Norte para su atención médica, y está siendo investigado por autoridades federales para determinar su identidad. Igualmente harán las indagatorias de un arma de fuego que supuestamente pertenecía a los maleantes.
Hasta el lugar también acudió el personal de la Agencia Especializada en Robo de Vehículos de la Procuraduría General de Justicia del Estado, encabezado por César Joaquín Sánchez Zepeda para tomar conocimiento del caso y continuar con las investigaciones para localizar a los otros dos involucrados.