Aún cuando la rama de la Tercera División Profesional realizó un ajuste en el calendario de juegos del Grupo III de esta temporada 2016-2016, el conjunto de FC Los Ángeles se mentaliza en lograr su segundo éxito del torneo cuando este sábado en punto de las 16:00 horas en el campo MRCI de San Jerónimo Tlacochahuaya, Oaxaca, visite a los Tigrillos Dorados.
Duelo de la jornada dos que, si bien estaba programado para enfrentar al Deportivo Star Club de Tlaxcala, el cambio no incomodó a los rojiblancos, que saben que frente a cualquier rival deberán seguir con el buen paso en este amanecer de torneo, no obstante, son conscientes que frente a los oaxaqueños no tendrán un partido fácil, tal y como lo asegura el delantero Diego Villarroel.
“Sin duda va a ser un partido difícil, hay buenos jugadores, también nos afecta el viaje, es un poco largo y su cancha también ya que es de pasto sintético y es muy chica, entonces los espacios van a ser muy reducidos, pero creo que tenemos un muy buen equipo y sin duda podemos con ellos, y lo más importante es traernos esos tres puntos a casa”, destacó.
El atacante, que en la jornada uno se despachó con par de anotaciones en la goleada de 5-1 sobre los Sultanes de Tamazunchale, asegura que el triunfo cayó de inmejorable manera al conjunto poblano, al ser una inyección de confianza para buscar otros tres puntos ahora en suelo visitante.
El goleador oriundo de Atlixco, Puebla, concluyó que la meta del conjunto angelino es ir marcando el camino rumbo a la liguilla del circuito, al tiempo de mejorar tanto en lo individual como en lo colectivo para bien de la escuadra.
El conjunto oaxaqueño no vio acción durante la jornada uno ya que se postergó su duelo frente al Deportivo Anlesjeroka, por lo que ante FC Los Ángeles, líder del Grupo III con tercia de unidades, será su presentación en el torneo.
La última ocasión que estos dos equipos se vieron las caras en la cancha de Tlacochahuaya fue en la jornada doce del certamen anterior, con saldo de empate a uno tras las dianas de Daniel Bárcena por los poblanos y Mario Cruz por los felinos.