• Han sido agredidos por vándalos de san Pablo Xochimehuacán, quienes los han amenazado de muerte.
• Presentaron la denuncia correspondiente pero piden a la Fiscalía su pronta intervención para no esperar a que ocurra una desgracia.

Odilón Larios Nava.- Una familia de san Felipe Hueyotlipan, teme por su vida por lo que, luego de haber interpuesto la denuncia penal correspondiente, solicita a la Fiscalía General del Estado (FGE) la intervención pertinente antes de que ocurra alguna desgracia.
Los afectados señalaron en entrevista que a finales del mes de agosto. Los responsables de la agresión son miembros de una banda – en su mayoría familiares – de san Pablo Xochimehuacán, en su mayoría miembros de una familia.
Dijeron temer por su integridad debido a que el día de los destrozos, escucharon como la mamá de los vándalos les gritaba que por lo menos se echaran a uno, es decir pedía que sus vástagos mataran a una persona por lo menos.
En aquella ocasión los vándalos causaron destrozos en vidrios de las ventanas exteriores de la casa, así como en muebles y aparatos electrónicos de la casa, algunos de los miembros de la familia resultaron descalabrados y dos menores sufrieron crisis nerviosa.
Es por ello que el jefe de la familia agraviada, Anastacio Romero Pérez, acudió a presentar la denuncia penal correspondiente ante el Ministerio Público de la Fiscalía General del Estado (FGE), espera que la autoridad ministerial responda y actúe de forma oportuna, antes de que pueda ocurrir alguna desgracia.
El día de la agresión, afirman los agraviados escucharon a Ana Dolores Cruz Cervantes, gritar a su hijo Gabriel Elías Orea Cruz, “échate aunque sea a uno, para que aprendan”, todo esto quedó asentado en la denuncia interpuesta por Anastacio Romero, según comentó a medios de comunicación.
Los agresores, según la parte afectada, pertenecen a una banda de san Pablo Xochimehuacán. La familia afectada espera que con los datos puntuales y precisos que han aportado a la autoridad ministerial, los agentes estatales de investigación y el Ministerio Público actúen en consecuencia para poner fin a estas agresiones y evitar que ocurra alguna desgracia.