• La deflagración se presentó en campos de cultivo de Palmartio Tochapan; inició en los primeros minutos del martes y fue controlado el miércoles a las cinco de la tarde.

Odilón Larios Nava.- Luego de 41 horas, personal del Grupo de Emergencias Puebla de Petróleos Mexicanos (Pemex), bomberos de la paraestatal y de los municipios de Tepeaca y Tecamachalco, lograron apagar la inmensa llama que se suscitó en una toma clandestina en Palmarito Tochapan, municipio de Quecholac.
La deflagración quedó controlada en su totalidad, este miércoles alrededor de las 17:00 horas, cuando la flama logró ser apagada por los cuerpos de emergencias. El incendio inició el pasado martes antes de la 01:00 horas.
Por la magnitud del evento, este miércoles, estuvo presente en el lugar, para supervisar los trabajos para acabar con el fuego, el Director General de Pemex, José Antonio González Anaya. Luego de la supervisión en el sitio, se retiró del lugar para continuar con su agenda del día.
El cuarto intento de este miércoles fue el definitivo, cuando los cuerpos de emergencias lograron apagar la llamarada en el ducto de Pemex. Hay que recordar que el incendio se debió a una toma clandestina que se le salió de control a los chupaductos, la cual está situada en campos de cultivo de lechugas en el barrio de san Antonio, en Palmarito Tochapan, a tan sólo 500 metros de la autopista Puebla-Orizaba.
En las labores de combate del incendio participaron diferentes corporaciones: el Grupo de Emergencias Puebla, de Pemex; Bomberos del Complejo Petroquímico Independencia y de Apizaco, Tlaxcala; Bomberos de Tecamachalco y Tepeaca; Protección Civil del Estado; Ejército Mexicano; y personal de Seguridad Pública.
Todos los elementos de las corporaciones antes mencionadas laboraron de forma intensa para controlar la situación. En al menos ocho ocasiones intentaron sofocar las llamas desde su origen en el poliducto Minatitlán-México, fue hasta la octava ocasión cuando el fuego cedió a los embates con chorros a presión del químico denominado “AFFF”, del inglés Chemguard Aqueous Film-Forming Foam, el cual se mezcla con el agua de las pipas y forma una “espuma”.
Después de que el fuego fue controlado, el personal del Grupo de Emergencias Puebla de Pemex, continuó laborando en el lugar para sellar la toma y reparar el ducto, para que se pueda reestablecer el flujo de hidrocarburo por ese conducto.
Hay que resaltar que la situación se prolongó durante mucho tiempo, porque aunque se cerraron las válvulas y así se interrumpió el flujo de combustible, en el tubo quedó remanente de hidrocarburo, gasolina. Y como los ductos tienen pendiente descendente en esa zona del estado, ese combustible estuvo alimentando la gigantesca antorcha.
Como se informó en la edición anterior, al iniciarse la deflagración, las autoridades evacuaron a 20 familias de las cercanías, aunque una vez que las cosas estuvieron bajo control les permitieron regresar a sus casas, tan sólo unas horas después.
Hasta el cierre de esta edición se desconocía cuántos miles de litros se quemaron en este voraz incendio. Se resaltó por parte de las autoridades de seguridad pública el hecho de que no se hayan registrado personas lesionadas, ni daños materiales a inmuebles.
Cabe resaltar que este incidente fue provocado por las bandas dedicadas al robo de hidrocarburo, a quienes una toma clandestina se les salió de control. Una camioneta de los presuntos “chupaductos” fue calcinada por las llamas.
Para reportar cualquier incidente o hecho delictivo relacionado con los ductos de Pemex existen los siguientes contactos: Centro de Coordinación y Apoyo de Emergencias 01 55 19 44 99 20; Centro de Control Sureste 01 800 68 53 582; y el Centro de Control México 01 800 80 19 400.