• En días recientes robaron dos camionetas y 100 mil pesos en efectivo propiedad de comerciantes.
• Operan instalando falsos retenes, cuando las víctimas descubren el engaño ya es demasiado tarde.

Odilón Larios Nava.- Ciudadanos denunciaron la presencia de una o varias bandas, que operan en la región de Tecamachalco y Tochtepec. Los delincuentes se hacen pasar por policías ministeriales para cometer robo de vehículos con mercancía. Los maleantes portan armamento de grueso calibre, chalecos balísticos y hasta un vehículo tipo patrulla.
Implementando falsos operativos y retenes, los falsos agentes ministeriales obligan a que los conductores de vehículo tipo camioneta o de carga se detengan con el pretexto de una revisión de rutina. Una vez que los chóferes hacen alto los maleantes los golpean, ya sometidos les roban los objetos de valor y los vehículos en los que viajaban.
Después los llevan a parajes solitarios, alejados de las comunicadas y ahí son abandonados, no sin antes amenazarlos con hacerles daño en caso de que los denuncien.
Esto ha sido reportado en las carreteras de aquella región que comprende Tecamachalco y Tochtepec, incluso en la autopista Puebla-Córdoba, a la altura de las comunidades antes mencionadas así como Quecholac y Palmar de Bravo.
En días recientes se reportó el robo de una camioneta Chevrolet, Silverado, modelo 2014, color gris, con placas de circulación SJ-95-243 del estado de Puebla. En esa misma ocasión robaron una Nissan, color rojo, con metálicas SL-22-751 del estado de Puebla.
Se trata de vehículos ocupados por comerciantes dedicados a la venta y distribución de productos lácteos, quienes fueron sorprendidos con el modus operandi ya mencionado. Además de las dos unidades, los ladrones los despojaron de 100 mil pesos en efectivo producto de las ventas que habían realizado ese día.
Los vecinos de aquella zona del estado acusan que este tipo de robo ocurre debido a la ausencia de seguridad en la zona, ya que ni las policías municipales, y menos la estatal y la ministerial vigilan aquella zona.
Destacaron la peligrosidad de estas bandas, pues usan pasamontañas, chalecos balísticos, rifles de asalto, y la patrulla porta estrobos e incluso la sirena y altavoz. Ello hace que los conductores caigan siempre en la trampa.
Solicitan la intervención inmediata de las autoridades, ya que este delito está golpeando a gente trabajadora que crea algunas fuentes de empleo en aquella región.