• Un sujeto con acento sudamericano o costeño, llamó exigiendo un depósito bancario, de lo contrario, dijo, haría estallar un artefacto en la preparatoria.
• Una revisión exhaustiva por parte del grupo antibombas de la policía estatal y del K-9 del municipio permitió descartar la existencia de cualquier artefacto.

Odilón Larios Nava.- Un sujeto con acento de sudamericano, o costeño, llamó al Colegio Americano y amenazó con hacer estallar un artefacto explosivo si no accedían a realizar un depósito a una cuenta bancaria. Los directivos de la escuela ubicada en La Paz, dieron aviso a las autoridades y se desplegaron los protocolos establecidos para estos casos. Después de una amplia revisión, las autoridades del estado y del municipio, corroboraron que no había ninguna bomba y que se había tratado de una falsa amenaza, aparentemente una broma de mal gusto.
Al tratarse de una falsa amenaza las autoridades escolares ordenaron continuar con las actividades escolares para no crear una falsa percepción en el personal y el alumnado. Pese a esto, algunos padres de familia optaron por llevarse a sus hijos.
Fue alrededor de las 11:25 horas de este jueves, cuando los directivos escolares se comunicaron con las autoridades estatales y municipales para informarles de la llamada amenazante que habían recibido.
En la llamada un hombre con voz y acento de sudamericano o costeño – por el tono y volumen de voz presumen que de alrededor de 30 años de edad – ordenó que hicieran un depósito bancario, de lo contrario haría estallar un artefacto explosivo en la preparatoria del Colegio Americano.
Ante esta situación se desplegaron los protocolos para atender este tipo de emergencias en la escuela ubicada en la 9 Poniente número 2709 de la colonia La Paz.
El escuadrón antibombas de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSP) y binomios caninos especializados en búsqueda de artefactos explosivos de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPTM) llegaron a las instalaciones.
El alumnado y los profesores fueron llevados a una explanada que fue considerado como un lugar seguro. Ello mientras los grupos de especialistas revisaban al lugar a conciencia. Luego de una búsqueda exhaustiva determinaron que no había ningún artefacto explosivo y que todo se había tratado de la obra de un bromista.
Las autoridades se retiraron del lugar y el Colegio Americano, según informó su vocera volvió a las actividades habituales.