• La mujer lo abandonó por violento; existen cuatro denuncias en contra del exuniformado, pero el Ministerio Público en ninguna procedió.
• La historia de agresión contra esta mujer acabó este miércoles con dos balazos que terminaron con su vida.

Odilón Larios Nava.- Un expolicía mató a su exmujer de dos balazos en la zona abdominal, la interceptó cuando la fémina llevaba al hijo de ambos a la escuela secundaria del centro escolar ubicado en la Tercera Sección de san Ramón. El niño atestiguó lo ocurrido, fue él quien señaló a las autoridades que el homicida es su padre, de nombre Eliseo Teresa Castañeda, quien fue policía y estuvo adscrito al aproximadamente 10 años, fue dado de baja en el año 2015.
Eran cerca de las 06:35 horas del miércoles cuando la mujer de nombre Sandra Nava Flores, de 36 años de edad, salió de su domicilio en el Infonavit ubicado en la Tercera Sección de san Ramón, para llevar a la escuela a su hijo de 12 años.
En la intercepción de las calles Margaritas y Nardos, fue interceptada por su expareja, quien iba en un Jetta, color gris, modelo 2004, con placas de circulación TYL-50-39 del estado de Puebla.
Se presume que el hombre forcejeó con la fémina y le disparó en dos ocasiones en la zona abdominal. Después escapó a bordo del vehículo antes mencionado, el cual horas después fue localizado abandonado en la zona de Libres-Oriental, a un costado de la carretera, se cree, que este hombre escapó hacia aquella zona del estado.
Hubo molestia por parte de los vecinos de la zona debido a que la ambulancia tardó en llegar más de 40 minutos, según indicaron la mujer todavía estaba con vida y la tardanza de los cuerpos de emergencias complicó que no fuera atendida oportunamente.
Policías municipales del Sector 6 acudieron como primeros respondientes y acordonaron el área en derredor del cadáver. Las diligencias del levantamiento del cadáver corrió a cargo de la Agencia Estatal de Investigación, mientras que la recolección de indicios la llevó a cabo los peritos del Instituto de Ciencias Forenses, en el lugar se embaló al menos un casquillo.
La hermana de Sandra, así como su actual pareja sentimental, un hombre de cerca de 60 años, llegaron hasta el sitio para reconocer el cadáver e informar que el presunto homicida tenía antecedentes de violencia para con Nava Flores.
Todas las corporaciones policiales fueron alertadas sobre la identidad del probable homicida, así como de las características del vehículo que conducía, también se compartieron la fotografía de Eliseo Teresa Castañeda, para tratar de aprehenderlo.

CUATRO DENUNCIAS POR VIOLENCIA Y LA FGE NO ACTUÓ

Según informaron familiares de Sandra, ella dejó a Eliseo hace ya algunos meses debido a que éste la golpeaba frecuentemente. Aseguraron que al menos hay cuatro denuncias por violencia familiar en contra del expolicía.
Aseguraron que Teresa Castañeda era muy violento, incluso en una ocasión dejó a Sandra inconsciente debido a la golpiza que le propino, informaron las fuentes consultadas. Aunque las denuncias en su contra fueron interpuestas de forma oportuna, el Ministerio Público no procedió en contra del agresor para cortar la violencia a tiempo, antes de que llegara hasta las últimas consecuencias.
Se sabe que actualmente enfrentaban un proceso de demanda por los reclamos de los gastos de manutención por el hijo que ambos tuvieron, se presume eso es parte de los problemas que tenía actualmente la expareja.

EL EXPOLICÍA

Fuentes policiales consultadas indicaron que Eliseo Teresa Castañeda, era un policía del estado, que la mayor parte del tiempo la pasó comisionado al municipio de Puebla, es por ello que sus compañeros de oficio lo recuerdan como parte de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal.
Eliseo se desempeñó como policía en el Sector 3 del Municipio, después pasó a ser parte del grupo canófilo, posteriormente estuvo cubriendo el Sector 1, informaron los uniformados consultados. Afirman que desconocen si se municipalizó o regresó al estado, pero otras fuentes consultadas indicaron que fue dado de baja como policía en el 2015, probablemente por no acreditar el examen de control y confianza.

TARDANZA DE LA AMBULANCIA

Vecinos del lugar donde ocurrió el homicidio se mostraron muy molestos con los cuerpos de emergencias, pues aseguran que tardaron 40 minutos en llegar al lugar. Afirmaron que Sandra aún estaba viva, pero la tardanza de la ambulancia ocasionó que se perdiera la ocasión de atenderla oportunamente.
En diversas ocasiones técnicos en urgencias médicas han manifestado que estos retardos se dan por la falta de organización, pues quien recibe la llamada de emergencia suele enviar los servicios a SUMA en vez de pasar el auxilio de forma abierta para que se acerque la ambulancia más cercana. Por lo que han dejado en claro que la calidad del servicio de ambulancias podría mejorar visiblemente sólo con que los directivos tomen las correctas decisiones administrativas.