• Pobladores afirman que los jefes de la banda utilizan a migrantes indocumentados para robar el combustible en los ductos de Pemex.

Odilón Larios Nava.- Luego de que se suscitara una explosión en un inmueble en San Antonio Tlacamilco, en el municipio de Acajete, se presumió la existencia de una peligrosa banda de cuachicoleros, es decir aquellos que se dedican al robo de combustible en ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex).
Fuentes extraoficiales explicaron que existen tomas clandestinas en Tlacamilco, Ocotitlán, Hueyapan, San José Carpinteros y Tepeaca, sin embargo compete a las autoridades correspondientes realizar las investigaciones que permitan la captura de los integrantes de la banda delictiva.
El pasado martes, minutos antes de las cinco de la tarde se registró la explosión en un inmueble ubicado en el número 22 de la calle 5 de Mayo. Inmediatamente después una inmensa columna de humo y llamas que alcanzaban más de 15 metros de altura alarmaron a los vecinos de la referida comunidad.
En el lugar donde ocurrió la explosión y el incendio que acabó con seis vehículos se congregó un número significativo de vecinos, quienes se mostraban muy nerviosos y ninguno pudo aceptar que en el lugar se guardara combustible.
Al respecto intentaron desviar la atención diciendo que al parecer había sido leña y paja lo que se había combustionado. Sin embargo después las autoridades corroboraron que el lugar era utilizado para almacenar combustible de procedencia ilícita.
De acuerdo con los reportes preliminares fueron cerca de 35 mil litros de combustible los que ardieron en el lugar y provocaron el atemorizante incendio. Después de que se dio a conocer en los medios estatales de comunicación lo ocurrido en San Antonio Tlacamilco, algunos pobladores de forma anónima señalaron que era de todos conocidos las actividades ilícitas que se realizaban en ese domicilio.
Los informantes señalaron que algunos de los “chupaductos” utilizan migrantes centroamericanos para que vayan a ordeñar las tomas clandestinas. De esta manera el delito de robo de combustible es complementado por el tráfico de indocumentados centroamericanos.
Además señalaron que las autoridades de federales deben indagar porque son muchas las personas de esa comunidad, dejaron entrever que incluso algunas autoridades locales, las que están involucradas con el robo de combustible.