Por Jesús Lemus/Puebla

El representante de burócratas despedidos del gobierno estatal, Marco Antonio Manzano, exigió la reinstalación de sus compañeros, además de 200 millones de pesos por concepto de indemnizaciones.

Los inconformes arribaron a la sede del Congreso del Estado de Puebla, donde condenaron que en su momento fueran despedidos por las nuevas autoridades, que arribaron a sus cargos desde el sexenio anterior.

También pidieron el apoyo de los nuevos legisladores de Morena, para que sean atendidos por el gobierno estatal y reciban sus indemnizaciones por salarios caídos, además de que recuperen sus fuentes de empleo.

Puntualizó que son 450 ex trabajadores del gobierno del estado de Puebla, que desde hace varios años emprendieron su lucha jurídica para tratar de recuperar, lo que por derecho les corresponde.

Argumentó que tuvieron un acercamiento con los legisladores de Morena que entrarán en funciones el próximo 15 de septiembre; por lo tanto, confió que realmente cumplan con su palabra empeñada a los ex trabajadores del gobierno estatal.

En otro tema, Manzano Ramírez, demandó a los diputados locales salientes, el cese de la enajenación del inmueble de Reforma 710 y el Teatro Principal, así como la permuta de 42 hectáreas del Parque Estatal Flor del Bosque.

“Ya basta de saqueos, ya basta de abusos, entiendan señores diputados que se deben al pueblo y traicionan al pueblo, no es posible que siendo diputados salientes, pretendan seguir sumisos ante los gobiernos panistas”.