• A tres meses de haber sido asesinada la investigación está estancada por la mala integración de la carpeta de investigación.

Odilón Larios Nava.- Ante el nulo avance de las investigaciones en el caso del asesinato de Agustina Aguirre Báez, la cual fue privada de la vida de dos balazos el pasado 12 de marzo, en la colonia Lomas de Coyopotrero, en la junta auxiliar de San Jerónimo Caleras, en la ciudad de Puebla, los familiares exigen a la Fiscalía General del Estado (FGE) destrabar el caso.
Aseguraron que debido a la pésima integración de la carpeta de investigación, el caso no avanza, y precisan que el Juez ha devuelto la carpeta de investigación en tres ocasiones a la Fiscalía.
Como antecedentes es necesario recordar que el domingo 12 de marzo, alrededor de las siete de la mañana, una pareja fue asesinada por dos sicarios motorizados. El crimen ocurrió en el Camino Real a San Jerónimo Caleras, a la altura de la mencionada colonia.
Lo que trascendió en aquella ocasión es que los homicidas fueron a privar de la vida a Arturo Chávez García, de 45 años de edad, pero al ver que lo acompañaba la mujer, también a ella la mataron para no dejar testigos. Ambos viajaban a bordo de un Stratus, color rojo, con placas XUG-42-29 del estado de Puebla y fueron asesinados por un par de hombres que huyeron en motocicleta.
Trascendió que Arturo Chávez se dedicaba a la venta de drogas y de hidrocarburo de procedencia ilícita y que la línea de investigación del crimen podría ser esa.
Sobre el tema, los familiares de Agustina, afirman que ella fue una víctima colateral, y como tal exigen a las autoridades que investiguen y den con los responsables para que paguen por el crimen.
En entrevista, Joel Aguirre Báez, quien es hermano de la mujer e inspector de San Cristóbal Tulcingo, dijo que no hay avances en el caso, que está empantanado. Además asegura que ha habido serias deficiencias en la integración de la carpeta de investigación por parte de la Fiscalía, razón por la cual el Juez les ha regresado en tres ocasiones la carpeta.