* El Primer Mandatario compartió cuatro recomendaciones de política pública para lograr una mejor gestión de los mares y océanos.

En la Cumbre Mundial del Océano 2018, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, hizo un llamado “para que todos participemos en la misión de proteger los océanos y mares, manteniendo el equilibrio entre explotación y cuidado del medio ambiente”.

Señaló que “los océanos y mares son una fuente invaluable de alimentación y riqueza, y su conservación y aprovechamiento sustentable en beneficio de la gente es una tarea que nos compromete a todos”.

El Primer Mandatario refirió que “durante los poco más de cinco años que lleva este Gobierno, hemos aprendido muchas cosas de nuestros mares y océanos”. Compartió cuatro recomendaciones de política pública para lograr una mejor gestión de los mares y océanos:

Como primera recomendación dijo, “hay que ser audaces. Es decir, hay que fijarse una meta de conservación y trabajar para alcanzarla, y eventualmente superarla. Al hacerlo, es evidente que se enfrentarán resistencias y se tendrá que superar la oposición de quienes ven afectados sus intereses en el muy corto plazo, pero el resultado lo amerita. El papel de los gobiernos y las organizaciones de la sociedad civil es actuar con visión de largo plazo, y una de las herramientas más eficientes que tienen los gobiernos para conservar la biodiversidad es la designación de zonas donde la actividad económica esté restringida u ordenada”.

“Así lo vemos en México. De hecho, en los últimos años logramos superar el compromiso de proteger el 10 por ciento de la superficie marina establecida en la Meta de Aichi. Al día de hoy, el 23 por ciento de nuestras áreas marinas y costeras se encuentran bajo algún régimen de protección”.

“De todas estas acciones para proteger nuestra riqueza marítima, debo confesar que la que más nos enorgullece, y sobre todo a este Gobierno, es el haber decretado, en noviembre del año pasado, el Parque Nacional del Archipiélago de Revillagigedo, la mayor área marina protegida de toda América del Norte”.

Además, hay que ser bien comprometidos. Los océanos son una fuente de enorme riqueza de la cual dependen millones de personas, y los países que tenemos el privilegio de contar con litorales debemos aprovecharlos. Para lograr un uso sustentable de los recursos marinos, tenemos que equilibrar el deseo de explotarlos con la necesidad de protegerlos. Y esto significa que se debe contar con los incentivos y los disuasivos adecuados”.

“Por ejemplo, a fin de continuar aprovechando los beneficios económicos de la pesca, evitando la sobreexplotación, una alternativa es la acuacultura sustentable. En México, la acuacultura ha crecido 16 por ciento en los últimos cinco años y se han mejorado las prácticas pesqueras. Con esto, el 25 por ciento de la producción pesquera y acuícola hoy cuenta con una certificación de sustentabilidad superior al promedio mundial, que es apenas del 12 por ciento”.

El Presidente Peña Nieto reconoció “el destacado papel de la Secretaría de Marina por sus acciones de vigilancia, seguridad y protección de las áreas naturales protegidas e instalaciones portuarias”.