Dulce Gómez

 

Trabajadores despedidos del Ayuntamiento de Puebla informaron que como “un acto de buena voluntad”, levantaron el plantón que desde la semana pasada mantenían en el zócalo a fin de exigir su reinstalación a la Comuna, no obstante, dejaron en claro que no han llegado a ningún acuerdo que los beneficie.

En conferencia de prensa, uno de los afectados, Oscar Antonet Maciel del Pino, le pidió a la alcaldesa, Claudia Rivera Vivanco, darse cuenta que al interior de su administración hay infiltrados del Partido Acción Nacional (PAN), del Gobierno del Estado.

En este sentido, puntualizó que los trabajadores despedidos no están en contra del nuevo Ayuntamiento de Puebla, sin embargo, pidieron ser reinstalados a sus puestos, incluso acotó que dicha decisión está en las manos de la militante de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Por su parte, Guillermo Ortega, afectado, evidenció la “incapacidad” y “falta de experiencia” del titular de la Secretaría de Gobernación (Segom), René Sánchez Galindo.

Refirió que el encargado de la gobernabilidad en Puebla Capital se ha burlado de los hombres y mujeres que desde la semana piden su reinstalación al Ayuntamiento de Puebla, y quienes optaron por campar en plena plancha de la Plaza de Armas, a pesar de las inclemencias del tiempo.

Asimismo, denunció que René Sánchez recurrió al asesoramiento de Margarita Gutiérrez Enríquez a quien señaló de actuar bajo los intereses del panismo.

“Vemos con desilusión que han transcurrido seis días desde que hicimos una marcha y plantón en el zócalo. René Sánchez ha demostrado ser un funcionario sin capacidad y experiencia para resolver problemas de fondo que permitan llegar a acuerdos consensados, sus acciones y declaraciones revelan las mismas prácticas”, expuso.

Por lo anterior, acotó que “como muestra de buena voluntad” hacia la presidenta municipal, los empleados despedidos optaron por levantar el plantón que iniciaron el 16 de octubre del presente año, tras una marcha que partió del Paseo Bravo al zócalo de esta ciudad.

“Como muestra de buena voluntad hacia nuestra presidenta decidimos retirar el plantón del zócalo para establecer una tregua con su administración y poder solucionar este conflicto. Aclaremos que no hemos llegado a ningún acuerdo con la administración municipal”, agregó.

Al final, todos los despedidos -cuando menos una veintena- pidieron al Ayuntamiento de Puebla nombrar a un nuevo interlocutor que atienda y resuelva eficazmente la problemática.