Guadalupe Vega Torres y Carlos Roberto Hernández Gómez, estudiantes de Ingeniería Biónica e Ingeniería Mecatrónica de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), representaron a México en Congreso Internacional ETOP (Education and Training in Optics and Photonics), en Quebec, Canadá.

Allí, presentaron su proyecto “Educational opto-mechatronic apparatus to calculate the refractive index of liquids base don Snell’s Law”, que tuvo origen en clase de Óptica y cuyo objetivo principal era simplemente pasar la materia con una buena nota, sin embargo, fueron motivados por su profesor quien les sugirió inscribir su investigación primero en el Congreso Nacional de Física en 2018, posterior a ello publicarla en una revista científica y finalmente en el Congreso Internacional ETOP.

En términos simples, explicaron, su trabajo presenta un aparato de bajo costo que determina el índice de refracción para sustancias líquidas, de forma automática en una computadora y es controlado por un Arduino UNO mediante el programa de interfaz gráfica LabVIEW. La forma de operación del aparato se basa en un láser que atraviesa un contenedor de acrílico (con la sustancia elegida) y el rayo de luz es detectado por una fotoresistencia, la cual se mueve en el eje X gracias a un motor a pasos. Conociendo la distancia que recorre el detector hasta ser alcanzado por el haz, junto con las características del montaje del recipiente, se logra calcular el índice de refracción utilizando la Ley de Snell.

“Presentamos nuestro proyecto a lado de investigadores de todas partes del mundo, Irlanda, Japón, Canadá, Estados Unidos, por mencionar algunos. Lo curioso fue que la gente nos preguntaba si estábamos en nuestra maestría y doctorado, pues la mayoría eran de estos grados académicos, mientras que nosotros no hemos terminado la licenciatura”, comentó Guadalupe Vega Torres.

Por su parte Carlos Roberto Hernández, reconoció que su proyecto no era el gran descubrimiento, de hecho la complejidad de la Ley de Snell no es muy elevada, sin embargo, la aportación de nosotros fue la interpretación de los diagramas, es algebra básica, trigonometría solo que nadie lo había pensado así.

En dicho proyecto, los jóvenes invirtieron entre 2 y 3 horas diarias por 3 meses, lo que significó trabajar después de clase en el laboratorio para realizar pruebas, elaborar diagramas, realizar los códigos, el registro de datos hasta que éstos se aproximaran a los valores reales.

De la investigación, confesaron los jóvenes, lo que más se les dificultó fue la parte del artículo que se publicó en la revista… pero gracias al apoyo del Dr. Uriel Rivera Ortega logramos terminarlo en tiempo y forma pues él sabía el protocolo, tuvimos sí correcciones pero gracias a su guía logramos el objetivo.

“Yo creo que se trata más que nada de hacer lo que nos corresponde y hacerlo bien, nosotros nunca pensamos en desarrollar el trabajo final para irnos a Canadá. La idea surgió como un proyecto final de clase, Carlos lo sugirió, trabajamos en ello y la recompensa fue la experiencia internacional”, destacó Guadalupe Vega.

“El consejo para mis compañeros sería acercarse a los profesores, muchas veces llegamos a clase, cumplimos con sacar una buena nota y punto, no nos acercamos a ellos, pero ellos tienen muy buenas ideas que quizá por su carga de trabajo no han logrado aterrizar, hay que acercarnos a los profesores para llevar nuestro conocimiento más allá de una calificación”, añadió.

En este mismo sentido, Carlos coincidió en que se le debe dar más importancia a la investigación pues hay mucho aún por hacer, por mejorar.

Además de presentar su proyecto, los jóvenes universitarios tuvieron la oportunidad de conocer a través de conferencias y de pláticas con físicos e ingenieros como la canadiense Donna Strickland, tercera mujer en recibir el Premio Nobel de Física y el Dr. Yukitoshi Otani, reconocido científico en su campo y profesor del Center for Optical Research and Education (CORE), de la Utsunomiya University, en Japón.

Así mismo, participaron en el taller “Optiks” impartido por Mike Mckee, director asociado en el Colegio de Óptica y Fotónica (CREOL) en la licenciatura en Fotónica, Ciencia e Ingeniería de la Universidad Central de Florida, cuyo tema central fue la divulgación científica de manera lúdica.