* La gente ya tomó una decisión a nivel nacional y en Puebla

Los grupos en el poder quieren disminuir el efecto ganador de la Coalición Juntos Haremos Historia, pero no se los vamos a permitir, están asediando todos los días a los candidatos y candidatas con campañas de lodo y guerra sucia, manifestó Miguel Barbosa Candidato a Gobernador de Puebla, quien expresó que esto no lo daña, que por el contrario se ve aún más fortalecido en este proceso de elección.

“El morenovallimso está utilizando todos los medios a su alcance: el poder económico, el poder en el control mediático para asediarme”, nunca esperó que López Obrador creciera de tal forma que conformara la situación actual en el país y en Puebla”, aseveró.

Barbosa Huerta manifestó que esta “estrategia del asedio” en su contra, es una clara muestra de la preocupación de Moreno Valle y sus candidatos ante su inminente derrota, que ahora se valen de todo tipo de artimañas para frenar este paso ganador en el proceso electoral que vivimos.

EN PUEBLA NO HAY NORMALIDAD DEMOCRÁTICA

Por otra parte insistió que en el estado no hay un equilibro de poderes, tras enfrentar un sometimiento al poder ejecutivo, al tiempo de señalar que en el estado no se puede hablar de una autonomía del poder judicial y legislativo.

Ambos poderes evidencian que en la entidad se carece de normalidad democrática, a lo cual se le adicional la relación del poder público y los partidos políticos, cuya libertad se encuentra socavada al enfrentar un serio control que incluye a los órganos electorales.

Esto dijo ha dejado ver a un Partido Acción Nacional debilitado, así como al PRD, el cual, durante su gobierno, borró de este organismo político, la oposición legitima, real e idealista, la cual sustituyó por una clase política codiciosa y corrupta, de la misma forma debilitó al PRI, el Verde ecologista y al Panal los sometió y convirtió en sus satélites, mientras que Compromiso por Puebla, y PSI están a su merced.

Miguel Barbosa insistió que la normalidad democrática está totalmente anulada en Puebla, en donde se pugna por una libertad absoluta de asociación, de expresión y de reunión en donde cada poblano debe de tener una libertad plena, para una transformación y cambio que termine con la monarquía en el poder.