• Dijo que se hará justicia en todos los terrenos

 

Las demandas legítimas de cada mexicano serán atendidas porque un nuevo régimen, junto con un pueblo trabajador y vastos recursos naturales completan la fórmula que dará pie a la justicia social. Por ello, el Gobierno de México responderá a la confianza de millones de mexicanos que optaron por la transformación.

 

Al encabezar la entrega de Programas Integrales de Desarrollo, el presidente Andrés Manuel López Obrador reafirmó el compromiso de no fallar a las y los sinaloenses tras el amplio respaldo recibido el pasado 1° de julio: “Voy a estar a la altura de las circunstancias. Amor con amor se paga”.

 

Expresó que desde los primeros días de su mandato dio inicio la transformación a través de diversas decisiones que darán frutos en el corto plazo:

 

“Cada vez se va a sentir más el cambio, porque no es fácil echar a andar a un gobierno que estaba parado, detenido, frenado. De un gobierno federal que tenía como propósito facilitar el robo, el saqueo. No beneficiar al pueblo de México.”

 

Al hacer entrega de las primeras Tarjetas del Bienestar para adultos mayores, personas con discapacidad y jóvenes que serán contratados como aprendices, el jefe del Ejecutivo informó que el esquema básico de programas sociales llegará sin intermediarios y también beneficiará a 10 millones de estudiantes de todos los niveles económicos, así como productores del campo.

 

Hizo mención especial de quienes buscan solución a problemas específicos sin haber obtenido respuesta. En ese sentido, explicó que el cambio de régimen completa la fórmula que presenta un panorama alentador:

 

“Estoy optimista, ¿en qué baso mi optimismo? Primero, en que hay muchos recursos naturales en México, muchas riquezas. A pesar de que lo han saqueado a nuestro pobre país por siglos, todavía hay muchas riquezas en México.

 

“Lo segundo: Tenemos un pueblo bueno, honesto, un pueblo trabajador. Y, lo tercero, ya tenemos lo que hacía falta porque había riqueza, un pueblo trabajador, pero hacía falta un buen gobierno. Ya hay un buen gobierno.”

 

De esta forma se han sentado las bases que permitirán la solución definitiva de problemas como la regularización de personal eventual en el sector salud, docentes sin prestaciones laborales, “y así muchas cosas, muchas demandas legítimas, demandas personales, o que me están solicitando que ayudemos a que se sepa el paradero de familiares desaparecidos. Todo esto se va a atender y, desde luego, vamos a ir serenando al país sin violencia”.

 

Ofrecer verdaderas opciones de trabajo y bienestar a los mexicanos más humildes, indicó el presidente, permitirá acceder de lleno a la etapa de cambios estructurales en todo el país:

 

“Yo estoy consciente de mi responsabilidad histórica y vamos a hacer justicia en todos los terrenos. Vamos a enfrentar los grandes y graves problemas nacionales, no va a quedar por mí. Voy a estar a la altura de las circunstancias, a la altura de ustedes, sólo les pido que me tengan paciencia. Vamos a ir poco a poco porque dejaron muy destruido el país y todo un cochinero que vamos a ir limpiando poco a poco.”