Al encabezar la primera sesión pública del Sistema Nacional para la igualdad entre Mujeres y Hombres, el Presidente Enrique Peña Nieto subrayó que, con la participación de las mujeres, “México, en el siglo XXI, arribará a ser una nación más libre, de mayor desarrollo y de mayor prosperidad”.

Resaltó que, como país, en los últimos 25 o 30 años México “ha tenido un cambio acelerado y profundo en favor de una transformación positiva”. Nuestro país, continuó, “ha venido avanzando, ha venido creciendo y ha tomado un camino que lo lleva en una ruta ascendente y de mayor desarrollo”.

Explicó que para lograr que tengamos una mejor nación, más democrática, de mayores libertades en la que se respete plenamente la libertad de expresión y lo que cada mexicana o mexicano piensa; en la que haya oportunidades de crecimiento y de realización personal, “sin duda, y de ello estoy plena y ampliamente convencido, es determinante la participación e involucramiento de las mujeres”.

El Primer Mandatario señaló que aún nos falta mucho más por alcanzar, “pero sí es posible, si logramos poner el compromiso y la voluntad política por delante para impulsar los cambios y las transformaciones, lograr un México de mayor igualdad entre hombre y mujeres”.

Refirió que en años recientes se han registrado avances en esta materia, y destacó algunos de ellos: La Reforma Político Electoral que, dijo, da empoderamiento a la mujer, y obliga a los partidos políticos a que la mitad de sus candidaturas para diputaciones, tanto en el orden estatal como en el federal, sean para mujeres.

La Norma Mexicana de Igualdad Laboral y No Discriminación, agregó, “promueve inclusión laboral, igualdad salarial y oportunidades de contratación”.

Añadió que ya se han creado centros específicos de justicia para las mujeres en 21 entidades federativas; hay 29 de estos centros que fueron construidos y están dedicados ex profeso para servir a las mujeres.

El Presidente Peña Nieto precisó que en México también hay retos en el combate a la violencia y la discriminación de género. “Es una realidad que hoy hay mujeres víctimas de violencia, de acoso sexual, y esta es una tarea en la que todos los órdenes de gobierno debemos trabajar para prevenirla y para combatirla; se da en la calle o se da en espacios de trabajo”, apuntó.

Dio indicaciones al Secretario de Gobernación, para que todas las dependencias federales tengan lo antes posible la Certificación de la Norma Mexicana para la Igualdad Laboral y No Discriminación. “No podemos ser promotores de una norma que el propio Gobierno no sea el primero en hacer suya y en aplicar”.

Asimismo indicó que “Las dependencias federales deberán revisar los programas y sus reglas de operación para que incluyan la perspectiva de género conforme a los lineamientos de igualdad publicados recientemente por INMUJERES (Instituto Nacional de las Mujeres)”.

Además dio indicaciones para que “La Secretaría de Gobernación, la Secretaría de la Función Pública y el INMUJERES deberán publicar el Protocolo Único de Prevención, Atención y Sanción del Acoso y Hostigamiento Sexual de la Administración Pública Federal, y en cumplimiento con la Ley General de Igualdad entre Mujeres y Hombres deberán diseñar nuevas medidas especiales, acciones afirmativas para revertir las condiciones de desventaja histórica de las niñas y mujeres de México.

El Primer Mandatario explicó que estas acciones refieren “la necesidad de dar mayor espacio, mayor oportunidad de, incluso, elevar el apoyo mayor a las mujeres para lograr que se revierta la desigualdad que hay entre mujeres y hombres. Y en distintos ámbitos del quehacer público cabe que se emprendan acciones afirmativas, es decir, de mayor apoyo a las mujeres”.