Es urgente que tanto instituciones de nivel medio y superior, públicas y privadas, incluyan en sus planes escolares test sicológicos y exámenes médicos para identificar a jóvenes con problemas y así canalizarlos a departamentos que brinden asesoría, consideró la presidenta de la comisión de educación del cabildo poblano, María Esther Gámez Rodríguez.
Lo anterior tras la nueva moda que comenzó a circular por las redes sociales, y donde se invita a personas, principalmente jóvenes, a cumplir lo que llaman “el reto del pasecito”, que consiste en grabarse inhalando una dosis de cocaína y subir posteriormente el video a la red.
Sobre el tema, la cabildante recordó que lo fundamental es que los padres de familia sostengan una comunicación estrecha con sus hijos, aunque también es fundamental que las preparatorias y universidades establezcan protocolos de actuación.
“ Las universidades pública y privadas deben acompañar a sus acompañantes. La BUAP tiene un departamento que acompaña al estudiantes, alguna privadas la tienen, pero sí es importante que se haga y a los alumnos se les hagan de vez en cuando un test de lo que está pasando con ellos.
Ahora se están observando muchas acciones de los estudiantes de ese tipo: no se responsabilizan de sus actos, agreden a sus compañeros y ahora este gusto”.
Al final, destacó que no es necesario que las pruebas tanto psicológicas como exámenes antidoping se apliquen como norma a través del congreso del estado sino por voluntad propia de los directivos. 
“Pero creo que por seguridad de la ciudadanía deberían de hacerse. Yo creo que en los exámenes de admisión se haga esto, no para negarle el ingreso al alumno sino para apoyarlo”.