• Tres de ellos fueron recapturados momentos después de que escaparon, ocho siguen prófugos.
• Pertenecen a la banda de Los Moyos, la cual es señalada de dirigir todas las actividades ilícitas que se han reportado en ese penal.

Odilón Larios Nava.- Por medio de un boquete en uno de los muros del pena de Huejotzingo, once reclusos escaparon pero tres de ellos fueron recapturados momentos después. Los prófugos pertenecen a la banda de Los Moyos, la cual es señalada de dirigir todas las actividades ilícitas al interior de dicho Centro de Reinserción Social (CRESO).
Lograron escapar abriendo un boquete en uno de los muros que comunica con el Antiguo Hospital de Huejotzingo. Así es como los once internos lograron evadir a las autoridades penitenciarias.
La alerta de la fuga se dio alrededor de las 13:30 horas de este domingo, de inmediato se dio una fuerte movilización por parte de todas las corporaciones policiales, como lo son la policías Municipal, Estatal, Federal, Ministerial, e incluso el Ejército Mexicano.
Los tres reos que fueron recapturados son: Fredy de la Rosa Méndez, Francisco Javier Mota Hernández y Mauricio Xolalpa Sánchez. Todos ellos fueron recapturados apenas unos minutos después de haber emprendido la fuga.
Los que hasta el cierre de esta edición continuaban prófugos de la justicia son: Fredy Tlaxca González, Armando Ortiz Ochoa, Javier Blanquet Pineda, Gustavo Castillo Márquez, José Fernando Carrasco Mendoza, Jonathan Robison Luna, José Alejandro Sánchez Montiel y Armando Xolalpa Sánchez, alias “El Japonés”.
Cabe señalar que El Japonés era considerado uno de los reclusos más peligrosos de ese penal, se le atribuye a él y a la banda de Los Moyos – la que presuntamente controla los cobros de rentas, ingreso de productos prohibidos y drogas al reclusorio – la mayoría de los actos violentos que se han generado en los últimos años en ducha cárcel.
El Japonés también era considerado uno de los delincuentes más peligrosos en la región de Texmelucan y Tlaxcala, hasta hace un par de años que fue detenido por las autoridades ministeriales.
Con este escape ya suman tres fugas de ese penal en el último par de años. Una de ellas también fue por medio de un boquete, otra más saltando la malla ciclónica del techo del reclusorio. Y en esta ocasión los reos abrieron un gran boquete en uno de los muros que colindan con el Antiguo Hospital de Huejotzingo, en el cual sólo se dan consultas generales y las demás áreas ya no operan, según comentaron pobladores.
Personal de la Dirección de Centros de Reinserción Social, de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSP) acudieron para sumarse a las acciones de búsqueda y reforzar la seguridad en el penal de Huejotzingo.
Un experto en guardia y custodia de Centros de Reinserción Social, quien solicitó el anonimato, señaló que esta situación se repite en Huejotzingo por la falta de conocimientos del director de dicho penal y de las personas de las que se rodea. Además de la corrupción que se vive en el lugar desde hace años. Señaló que algo similar puede ocurrir en el penal de Izúcar de Matamoros, en donde la gente que está a cargo del reclusorio no está preparada para ocupar el cargo.