* Al clausurar la Reunión de la Conago, dijo que “hoy estamos cosechando los primeros frutos de esta cooperación institucional”.

El Presidente Enrique Peña Nieto clausuró hoy la 54ª Reunión Ordinaria de la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO), en la que señaló que “desde el Gobierno de la República seguiremos actuando con estricto apego a nuestro régimen legal, porque es tarea de todas y todos fortalecer la legalidad como pilar de la convivencia pacífica, la democracia y el desarrollo”.

Ello, añadió, “para que sin importar en qué entidad federativa se encuentren, los mexicanos sepan que las instituciones están ahí para proteger sus derechos y hacer valer la ley, y que cada uno de nosotros, desde su ámbito de responsabilidad, contribuya a la construcción de acuerdos y al fortalecimiento de la unidad nacional en beneficio de las y los ciudadanos”.

El Primer Mandatario recordó que hace poco más de cinco años, durante su primera participación en la CONAGO como Presidente de la República, asumió el compromiso “de trabajar junto con cada uno de los miembros de esta Conferencia para promover una profunda transformación nacional”.

“Propuse en aquel momento impulsar un federalismo articulado que generara sinergias entre los tres órdenes de Gobierno. El trabajo conjunto ha dado resultados: la Agenda de Reformas Estructurales que llevamos a cabo no habría sido posible sin el respaldo de las principales fuerzas políticas representadas en el Congreso, o sin el apoyo de los Gobiernos y las legislaturas estatales”, subrayó.

“Hoy estamos cosechando los primeros frutos de esta cooperación institucional. Se trata de éxitos que no corresponden a un Gobierno, mucho menos a un Partido, sino de logros colectivos de nuestra República. En distintos rubros: generación de empleos, Inversión Extranjera Directa, exportaciones de productos manufacturados y agroindustriales, turismo o acceso a las telecomunicaciones, los datos muestran que estamos en los mejores niveles de nuestra historia”, resaltó.

“No estamos hablando de unos cuantos indicadores aislados, sino de un amplio conjunto de actividades económicas de muy diversos tipos, incluyendo producción primaria, manufacturas y servicios, las cuales revelan, sin asomo de duda, que la economía mexicana está atravesando por una transformación sistémica”, agregó.

El Titular del Ejecutivo Federal dijo que “el complemento de estos récords de crecimiento del empleo y de los ingresos por exportaciones, está en la menor tasa de inflación promedio que se haya registrado en un sexenio desde hace más de cuatro décadas; en menores niveles de pobreza en todo el país, de acuerdo con el CONEVAL, gracias a la expansión del ejercicio de los derechos sociales; en la confirmación del grado de inversión por parte de las agencias calificadoras, lo que se traduce en menores costos de financiamiento”.

Indicó que “las bases de esos avances han sido la estabilidad y la certidumbre, que se derivan de un manejo responsable de las finanzas públicas, y éste es otro resultado de las reformas estructurales que emprendimos hace cinco años”.

Mencionó que “junto con esos logros, de los que podemos sentirnos todos legítimamente orgullosos, también debemos reconocer que enfrentamos retos importantes que nos exigen redoblar esfuerzos. Así ocurre de manera señalada en materia de seguridad. Debemos seguir trabajando para fortalecer las instituciones del Estado mexicano en los tres órdenes de Gobierno, para lograr soluciones de largo plazo”.

Enfatizó que “el Gobierno de la República ha estado y seguirá estando muy cerca de entidades federativas y municipios brindando su respaldo donde más se necesita, implementando una estrategia basada en el uso de sistemas de inteligencia y en la coordinación interinstitucional”.

Consideró que “ha sido nuestra coordinación la que permitió capturar a 109 de los 122 objetivos prioritarios del Gobierno Federal, identificados al inicio del sexenio como líderes de cárteles o de diferentes organizaciones criminales y que representaban alta peligrosidad para la sociedad mexicana”.