El presidente Enrique Peña Nieto se pronunció esta tarde por dar continuidad, pese a los cambios de gobierno, a las obras de infraestructura que desarrolla el país, pues dijo que son en beneficio de los ciudadanos.

 

Al entregar el Túnel Emisor Poniente II, el Túnel Canal General y el Embovedamiento del Río de los Remedios- que tuvieron una inversión de 6 mil 600 millones de pesos- enfatizó la importancia de que haya continuidad en obras de gran infraestructura que tienen carácter transexenal.

 

“Un sexenio o seis años no son suficientes para concluir estas grandes obras de infraestructura y que este gobierno realmente, en lo que hace a las obras de orden hidráulico y del sistema de drenaje, continuamos varias de las que existían, ampliamos y pudimos construir varias de las que comprometí como las que hoy estamos entregando”, dijo.

 

El presidente señaló -siempre en referencia al tema hidráulico- que lo importante es mantener e invertir en la obras “que, si bien recibimos ya iniciadas, merecen ser concluidas porque son grandes obras de infraestructura que son para beneficio de la población y particularmente para la Zona Metropolitana más grande del país que es precisamente la del Valle de México”.

 

Sin mencionar la obra del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) que se desarrolla en Texcoco, acompañado por el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, el presidente Peña dijo que los compromisos cumplidos han sido divisa de su administración.

 

En su mensaje, dijo que ante el impacto de los fenómenos naturales, como tormentas y huracanes, es necesario construir infraestructura hidráulica y de drenaje, más en las grandes zonas urbanas del país como la del Valle de México.

 

Comentó que la Ciudad de México tiene tres grandes desfogues de agua que van a la Planta de Tratamiento de Atotonilco: el Drenaje Profundo, en Gran Canal y el Canal General que con las obras que hoy entrega se asegura mayor seguridad para los habitantes de la Zona Metropolitana del Valle de México.

 

Indicó que si bien no se pueden evitar las inundaciones, este tipo de obras permiten que cuando hay gran cantidad de lluvia se pueda drenar el agua con mayor velocidad. “Si no fueran estas obras las inundaciones que se presentan durarían varios días sin que pudiera superarse la emergencia”, apuntó.