Después de su llegada a México luego de su visita de Estado a Francia, el Presidente Enrique Peña Nieto, se reunió con su gabinete de seguridad nacional a quienes ordenó la pronta recaptura de Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo Guzman” siendo así la única manera de revertir el agravio y ofensa que representó su fuga.
Además reiteró la firme determinación del Gobierno de la República para lograr la recaptura del criminal de alta peligrosidad fugado el pasado sábado y “asegurar que, quienes eventualmente hayan incurrido en algún acto de complicidad, sean castigados con el peso de la ley”.
Señaló: que “ésta es una encomienda específica que he dado a las áreas de seguridad del Estado mexicano. Yo estoy seguro, y tengo la confianza plena, de que así como hubo el valor, el coraje y la determinación de nuestras Fuerzas Armadas y de las áreas de seguridad del orden Federal para lograr su aprehensión el año pasado, de igual manera la vuelva a haber para lograr su reaprehensión”.
“Aquí no vamos a resolver este tema sólo mediante enojos y llenándonos de ira; tenemos que asumirlo con la responsabilidad que esto implica”, dijo.
En dicha reunión participaron el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; la Procuradora General de la República, Arely Gómez González; el Jefe de la Oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño Mayer, el subsecretario de Gobernación, Luis Enrique Miranda Nava; el Comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido García; y el Director General del Cisen, Eugenio Ímaz Gispert.
“Reitero: tengo confianza, tengo optimismo y hay ganas y determinación del Gobierno de la República para lograr su detención o su recaptura”, afirmó.
Lo anterior fue dado a conocer durante el evento con el Grupo Bafar quien anuncio una inversión de 650 millones de dólares para la creación de un complejo agroindustrial en La Piedad, Michoacán.