• El mandatario aseguró que la carencia por servicios de salud se redujo en seis puntos porcentuales

 

El presidente Enrique Peña Nieto aseguró que concluye su sexenio con el cumplimiento, del cien por ciento, de sus compromisos en infraestructura en materia de salud, con la construcción de cuarenta hospitales y clínicas, con una inversión que superó los 30 mil millones de pesos.

 

Al encabezar la ceremonia del Septuagésimo Quinto Aniversario de la Secretaría de Salud, en la que develó cuatro bustos y canceló un timbre postal conmemorativo, el presidente Peña Nieto, bromeó con el secretario de Salud, José Narro, al señalar que “se va en menos de mes y medio”.


Destacó algunos de los logros de su administración fueron la reducción en la mortalidad infantil en nueve por ciento y, materna, del trece por ciento, además de que se logró revertir la tasa de partos de madres adolescentes, pero sobre todo, que la carencia por servicios de salud se redujo en seis puntos porcentuales.

 

El presidente entregó 32 medallas y diplomas al “Trabajo Excepcional” y dos “Reconocimientos al Mérito Médico”, a la directora general del Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de Personas con Discapacidad (CONADIS), Mercedes Juan López y al rector de la UNAM, Enrique Graue.

 

En la ceremonia, el secretario en el ramo José Narro Robles, enfatizó lo “erróneo que es empeñarse en extinguir la memoria de lo antiguo”.

 

“En la historia, la filosofía y la literatura, encontramos numerosos ejemplos de lo erróneo que es empeñarse en extinguir la memoria de lo antiguo. Este acto, es muestra de que en salud en general, esto no ha aplicado. Reconocemos el trabajo de otras generaciones que hicieron lo que hoy hemos alcanzado”, expresó.

 

Ante el presidente Enrique Peña Nieto, Narro Robles reconoció los avances que en materia de salud se tuvieron durante su sexenio y se pronunció a favor de defender las instituciones, ya que desde la década de los cuarenta a la fecha, muchas enfermedades se han eliminado y ha disminuido, en más de un 90 por ciento, la muerte infantil y materna.