• Visita el Centro de Acopio Campo Marte y encabeza el envío de cinco camiones con despensas y donativos.

El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, visitó ayer el Centro de Acopio Campo Marte, que instaló el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), cuyo Consejo Consultivo Ciudadano preside la señora Angélica Rivera de Peña, esposa del Primer Mandatario, en el que se reúne ayuda material para los damnificados de Chiapas y Oaxaca por el sismo del pasado 7 de septiembre.

Ahí, el Titular del Ejecutivo Federal y su esposa participaron en una cadena de producción y armado de despensas, y en otra de carga de las mismas. El Titular del Ejecutivo Federal escribió algunos mensajes de aliento en las cajas de despensas para los damnificados en Chiapas y Oaxaca. Posteriormente, dio el banderazo de salida a cinco camiones con despensas y donativos.

El Presidente Peña Nieto expresó su agradecimiento a los voluntarios, servidores públicos, damas voluntarias y al personal de las Fuerzas Armadas por su trabajo y la labor de apoyo a la población damnificada. También agradeció a la sociedad civil por las aportaciones que han realizado para beneficio de quienes resultaron afectados.

Aseguró que “la suma de todas estas aportaciones, sin duda, facilitará y permitirá que la población damnificada sea oportunamente atendida, esté recibiendo estos apoyos, y pueda hacerle frente a este momento de mayor necesidad”.

El Titular del Ejecutivo Federal señaló que el censo de damnificados en las dos entidades “nos permite ya saber quiénes son, con nombre y apellido, las personas que perdieron sus viviendas o que tuvieron daños parciales, y hacia ellos vamos a dirigir directamente los apoyos”.

Refirió que la labor de reconstrucción tomará semanas. “No vamos a abandonar a la población de estos dos estados. Estaremos cerca de ellos, y sobre todo de las familias damnificadas”, subrayó.

El Presidente Peña Nieto mencionó que la población afectada originalmente se estimó en dos millones de personas, aunque después, a partir de los resultados del censo, resultó en aproximadamente 300 mil personas.

Destacó que “son más de 24 mil servidores públicos de todas las dependencias, incluidas nuestras Fuerzas Armadas, Policía Federal y servidores públicos federales y estatales, que se han desplegado en estas dos entidades a hacer la primera tarea, que era llevar apoyo, llevar estas despensas, llegar a los lugares más apartados, instalar cocinas, albergues y proporcionar esta ayuda”.

Resaltó que, como lo comprometió, esta misma semana “vamos a establecer distintos mecanismos de apoyo y de ayuda, directamente a las personas damnificadas”.
Hizo un llamado “a todas y todos los mexicanos, de todos los ámbitos, público y privado, para que realmente hagamos equipo, un solo frente, y seamos solidarios con la población afectada”.
“Este es un esfuerzo colectivo, de toda la sociedad, donde estamos haciendo converger la solidaridad de los mexicanos, de quienes quieren apoyar a nuestras hermanas y nuestros hermanos en Chiapas y Oaxaca”, puntualizó.