• Subrayó que el presidente Enrique Peña Nieto, está comprometido con la educación.

La presidenta del Consejo Ciudadano Consultivo del DIF Nacional, Angélica Rivera de Peña, hizo entrega de las instalaciones remodeladas de la Escuela Primaria DIF en la Ciudad de México, la cual atiende a 240 alumnos.

“Todo esto lo estamos haciendo con el apoyo de mi esposo. Él está comprometido con la educación de todas las niñas y niños de México para que tengan un gran futuro. Ustedes tienen que aprovechar todas las herramientas que les estamos dando porque su responsabilidad es estudiar, prepararse y ser mejores cada día. Es por eso que mi esposo el Presidente está trabajando todos los días por la educación de los niños de nuestro país”, subrayó.

En compañía del secretario de Educación, Aurelio Nuño y de la titular del DIF, Laura Barrera recorrió las instalaciones de esta primaria, así como el Centro Nacional Modelo de Atención, Investigación y Capacitación para la Rehabilitación e Integración Educativa “Gaby Brimmer”, y conoció la Cámara Multisensorial.

En su intervención, dijo que “Hay que disfrutar lo que uno hace, divertirse es parte importante de la vida, pero el prepararse es aún más importante. Muchas gracias a toda nuestra gente del DIF, a toda sin excepción, que hacen posible que todos estos niños y niñas estén cuidados con amor. Gracias a todos ustedes por ayudarme a ayudar. Todo esto que estamos haciendo, es por ustedes, niñas y niños, porque queremos verlos crecer felices, rodeados de amor y de respeto. Es por eso que nosotros les estamos dando las herramientas para que tengan todas las oportunidades para cumplir sus sueños y puedan ser el día de mañana mejores personas”.

Entre los trabajos que se realizaron en esta escuela están: cambio de pisos, de instalación eléctrica, rehabilitación de módulos sanitarios y rampas. Todo ello como parte de “Escuelas al Cien”, del “Programa de la reforma educativa, del fondo para la dignificación de escuelas”

Por otra parte, la esposa del presidente Enrique Peña Nieto, expresó: “Quiero también agradecer que hoy nos están acompañando dos mujeres a las que quiero y admiro mucho, Virginia Sendel, de la Fundación Michou y Mau, que nos ha ayudado a realizar programas para prevenir las quemaduras de nuestros niños.