• Inicialmente se dijo que se trataba de un asesinato, pero después del levantamiento del cuerpo no se descartó incluso una broncoaspiración.

Odilón Larios Nava.- Un hombre al llegar a su domicilio de la privada Álvaro Obregón número 6, en la colonia San Pedro, encontró que había un cadáver en su interior. De acuerdo al reporte inicial recopilado por el 911, se dijo que el occiso aparentemente había sido asesinado al ser golpeado con un block, aunque con forme avanzaron las diligencias del levantamiento del cadáver no se descartó que hubiera sufrido una caída, y finalmente las autoridades no descartaron que hubiera sufrido broncoaspiración.
Según reportes recabados entre los vecinos del lugar, ese domicilio lo heredaron unos jóvenes, y desde entonces suelen acudir a esa casa muchos hombres a tomar y drogarse. De tal forma, uno de los moradores, este martes al llegar al domicilio alrededor de las 21:00 horas, se encontró con esta persona muerta.
Se trata de un varón de aproximadamente 22 años de edad, que fue identificado como Oswaldo Zambrano Montes. En un principio se pensó que lo habían privado de la vida golpeándolo con un pesado block.
Una vez que se tuvo el reporte en el 911, a dicha dirección acudieron elementos de la policía preventiva y de la ministerial. También llegaron los familiares del occiso, el papá, hermano y algunos tíos. Estos últimos se abalanzaron sobre uno de los drogadictos del lugar y después de discutir con él durante un rato avisaron a las autoridades que ese hombre había aceptado haber matado a Oswaldo.
Sin embargo durante una breve entrevista de las autoridades policiales con ese supuesto homicida se percataron que el hombre estaba perdidamente drogado y por ello no sabía ni de lo que le estaban hablando y tampoco las cosas a las que asentía.
Un examen ocular del lugar sugirió a los investigadores que el occiso incluso pudo haber sufrido una caída. Pero al culminar las diligencias del levantamiento del cadáver la hipótesis que consideraron más probable es que Oswaldo hubiera muerto a causa de una probable broncoaspiración.
Esto último deberá ser corroborado o descartado por los resultados obtenidos de la necrocirugía que efectúe el personal del Servicio Médico Forense.