Dulce Gómez

Durante su visita a Puebla, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, comentó que esperaba encontrar “más enojada” a la gente por el aumento en la gasolina y otros energéticos, sin embargo dijo que contrario a ello, recibió buenos deseos y bendiciones, lo que aseguró “fue una inyección al alma”.
Durante la inauguración del Museo de Sitio y del Tren Turístico Puebla- Cholula, el ejecutivo federal se dijo “cautivado” de la generosidad y la nobleza de la gente de México.
En este contexto, Peña Nieto compartió que previo a arribar a las inmediaciones de la Pirámide de Cholula, un grupo de pobladores se acercó a él para expresarle su respaldo, incluso para “darle fortaleza” para seguir adelante.
“Frente a estas expresiones de apoyo y respaldo, gente que se fue reuniendo, que no era convocada, yo decía que seguramente estaban enojados conmigo, con el presidente pero pocos me dijeron que ya no más gasolinazos”, glosó al decir que comparte las expresiones de la gente.
De tal modo, indicó que la mayoría de las personas ahí reunidas se acercaron para darle buenos deseos, muestras de apoyo, e incluso bendiciones para su trabajo al frente del Gobierno Federal.
“Me ha cautivado es la generosidad y nuestro pueblo de nuestro pueblo que aquí se ve reflejada en mucha de la gente que aquí pude saludar en las calles de Cholula. Mucha gente reunida que me contagió de ánimo, me dio una inyección al alma”, expuso.
De tal modo, reiteró que fueron pocos lo que le reclamaron por el gasolinazo y otras medidas.
Reconoció que los precios del petróleo se encuentran en niveles bajos históricos y la extracción del crudo es cada vez menor en México.