• El cuerpo está en calidad de desconocido, se desconoce si se trata de un hombre o mujer.

Odilón Larios Nava. – Macabro descubrimiento hicieron pobladores de La Resurrección la mañana de este viernes, al fondo de la barranca Tecoloatl, ubicada a 800 metros del entronque con la carretera a Canoa sobre la carretera Adolfo López Mateos Norte. Se percataron que en el fondo había un cuerpo encobijado el cual estaba en avanzado estado de descomposición, de la colcha sobresalía un cráneo son cuero cabelludo ni material cárnico.
Minutos antes de las diez de la mañana fue cuando los pobladores hicieron el hallazgo del cadáver. En un primer momento se percataron de la cobija gris con forma humanoide, al ver más detenidamente, se percataron que había sangre en la rampa de concreto que reviste el lado sur de la barranca, después siendo más observadores notaron que de la sábana sobresalía un cráneo ya sin cuero cabelludo, es decir que se trataba de un cuerpo humano.
Policías de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal acudieron para atender el reporte y confirmaron el hallazgo. Los uniformados aseguraron el sitio y solicitaron la presencia de la Fiscalía General del Estado, para que se realizara el levantamiento del cadáver y se iniciaran las investigaciones del caso.
Por el grado de descomposición del cuerpo se presume que llevaba varios días de haber sido privado de la vida. Esa misma característica del cadáver no permitió a las autoridades determinar en un primer momento si se trata de un hombre o mujer, tampoco se conoció cómo es que esta persona fue asesinada.
Personal de la Agencia Especializada en Investigación de Homicidios llevó a cabo las diligencias del levantamiento del cadáver e inició las investigaciones de ley. Fueron auxiliados por Protección Civil Municipal para hacer los trabajos de extracción del cuerpo.
Se esperan los resultados de la necropsia y que el cadáver sea identificado para que las autoridades puedan establecer alguna línea de investigación.
Es importante mencionar que el lugar en donde fue localizado el cadáver es justo el mismo sitio en donde el 13 de abril fue encontrado otro cadáver, en aquella ocasión se trató de un hombre de aproximadamente 30 años, el cual presentaba múltiples golpes y huellas de haber sido estrangulado.