• Hubo saldo blanco en el enfrentamiento, se presume que el comando armado que atacó a los soldados está relacionado con el robo de hidrocarburo.

Odilón Larios Nava.- Hombres armados y encapuchados, presuntamente chupaductos, se enfrentaron la tarde del pasado lunes contra personal del Ejército Mexicano. Los hechos se registraron en la carretera federal a Tehuacán y la autopista Puebla-Córdoba a la altura del municipio Esperanza.
Hasta el momento existen dos versiones de los hechos, sin que las autoridades poblanas las hayan corroborado.

PRIMERA VERSIÓN

De acuerdo con algunos automovilistas que circulaban por ese punto carretero alrededor de las 14:00 horas, comenzó a darse el enfrentamiento a balazos entre los militares y los agresores, un grupo de hombres encapuchados.
Esta versión contada por algunos de los pobladores indica que al menos unas 50 personas que dijeron ser campesinos llegaron hasta el puesto de revisión militar, minutos antes del enfrentamiento. Estos plantearon a los militares que les permitieran circular por el lugar con armas de fuego ya que las ocupan para sus labores del campo.
Pero luego de haber dialogado por algunos minutos y ante la negativa de los militares, los sujetos habrían confesado que en realidad eran huachicoleros y comenzaron a agredir con piedras, palos y tubos los vehículos de los castrenses. Los militares tuvieron que replegarse al ser superados en número, pero pidieron refuerzos. Al llegar el apoyo, los agresores ya se habían retirado, se les buscó incluso con un helicóptero pero no se pudo dar con ellos.
Según esta versión cuando se retiraban los huachicoleros llegó un grupo de encapuchados y comenzó a disparar contra los castrenses y estos habrían repelido la agresión.
No se reportaron detenidos, ni personas civiles ni castrenses lesionadas. Pero en el lugar se observó un vehículo tipo Zibar, de origen israelí, el cual tenía las llantas delanteras ponchadas y el parabrisas estrellado.

SEGUNDA VERSIÓN

Una segunda versión indicó que el enfrentamiento comenzó con una manifestación de supuestos pobladores de Cañada Morelos y Esperanza, quienes presuntamente estaban inconformes con la presencia del Ejército porque en los operativos que realizan les han quitado sus armas ilegales.
Esta versión indica que durante la manifestación se escucharon disparos, eran sujetos a bordo de varias camionetas quienes abrieron fuego. Los castrenses pidieron apoyo y llegaron los refuerzos.
Cuando llegaron, los agresores ya se habían retirado. Se mencionó que en realidad los inconformes eran ladrones de hidrocarburo.