Por Ana Ruiz / Puebla
 Alrededor de 10 mil familias poblanas están asentadas en zonas de riesgo, lo que requiere atención por parte de las autoridades; señaló César Bonilla Yunes de la Asociación Empresarios Inmobiliarios de Puebla (EMIP).
Indicó que se requiere el impulso de una iniciativa que permita la reubicación de estas familias, principalmente de la zona de Tlacotepec de Benito Juárez donde se tienen los mayores registros.
El empresario recordó que ya hay un proyecto de parte del gobierno federal para que las familias mexicanas puedan acceder a una vivienda digna y que enfrentan condiciones de extrema pobreza; donde reciben recursos de los tres niveles de gobierno con apoyo de la Iniciativa Privada.
Abundó en que esto ha permitido beneficios para las familias de Durango y Chiapas, pero es precisó que se requiere iniciativa de gobiernos locales para aterrizarlos en el resto de los estados.
Detalló que para la construcción de cada vivienda se requieren 90 mil pesos por parte de la Comisión Nacional de Vivienda, 20 mil pesos por el gobierno estatal y una cantidad similar por el municipio.
La nuevas casas tendrían una superficie de 44 metros cuadrados con dos recámaras, sala- comedor, un baño, cocina y tener bio tecnologías.