Por Angélica Patiño Guevara/Puebla.- En tan solo 3 años el ayuntamiento de Puebla buscará disminuir los índices de pobreza extrema en los que se encuentra la Capital y que lo ha colocado entre los primeros lugares a nivel nacional.
Así se comprometió el presidente municipal de Puebla, Antonio Gali Fayad, quien refirió que si bien su gobierno es de 4 años y 8 meses, el objetivo del Plan Municipal de Desarrollo plantea combatir este problema social en tan solo tres años.
En entrevista el presidente municipal detalló que se pretende trabajar de manera coordinada con los tres niveles de gobierno con los diferentes programas que se manejan en materia de desarrollo social, y que buscan atacar este mal.
“Esperamos hacerlo de la manera más rápida, trabajando de manera coordinada con el gobierno del orden federal y estatal, comenté en transición que ojalá pudiéramos en tres años poderlo lograr, tenemos 4 años y 8 meses, sería el plazo, empezar ya a trabajar en el Plan Municipal de Desarrollo, yo estaría hablando de casi tres años”.
Gali Fayad manifestó que la intención es incrementar los indicadores que son evaluados por diferentes organismos especializados como Coneval, ya que el hablar de acabar con este problema de manera definitiva, es difícil.
En este aspecto refirió que una de las prioridades es el tema de la alimentación así como en materia de vivienda.
En lo que se refiere a la alimentación, el edil capitalino destacó que se han iniciado acciones por medio de la dignificación de los Desayunadores Escolares, los cuales hasta el momento se han logrado intervenir un número importante.
El segundo punto que se ha puesto en marcha es el tema de la vivienda, donde se ha firmado convenios para la creación de 5 mil 800 recamaras por medio de casas con dos habitaciones por lo menos para que no se registre hacinamiento.
Además de las 350 viviendas que se construirán en las juntas auxiliares de San Miguel Canoa g San Andrés Azumiatla, en su primera etapa.
Explicó que todo se cuenta organizado en el PMD donde de acuerdo a los polígonos de pobreza que se encuentran detectados como los más urgentes en intervenir, serán la prioridad en este primer año de gestión.
Agregó que dentro de la Cruzada Nacional contra el Hambre y la Pobreza, el municipio participa con un promedio de 110 millones de pesos, que en total en coordinación con el Estado y la Federación, para la entidad se pretenden invertir más de 600 millones de pesos.
Confió que en su segundo año de gobierno por lo menos mantener este mismo recurso en este programa federal.