• La comunidad detuvo a dos de los presuntos gasotraficantes y los entregó a las autoridades.
• La seguridad será reforzada por el Ejército y policía estatal; pero los pobladores no depondrán las armas.

Odilón Larios Nava.- Policías comunitarios – pobladores – de san Francisco Tláloc se encontraron con miembros de una banda de chupaductos la noche del domingo, lo cual derivó en un enfrentamiento a balazos. Los pobladores de la mencionada junta auxiliar, perteneciente al municipio de san Matías Tlalancaleca, lograron detener a dos de los gasotraficantes, a los cuales amagaban con linchar pero finalmente los pusieron a disposición de las autoridades estatales.
Los hechos se dieron en las inmediaciones de la presidencia. A partir del pasado 25 de mayo – cuando pobladores se enfrentaron a chupaductos en Tláloc y los hicieron escapar, para después quemar cuatro de sus camionetas y voltear 16 unidades más – los pobladores, ante la ineficacia de las autoridades municipales, estatales y federales, para combatir a los huachicoleros, se organizaron para crear una policía comunitaria.
Desde entonces un grupo de vecinos armados con escopetas, rifles y otro tipo de armas, patrulla la comunidad para evitar que los chupaductos operen en el lugar exponiendo la seguridad de los habitantes de Tláloc.
Es por ello que ambos grupos se encontraron la noche del domingo alrededor de las 22:00 horas en las inmediaciones de la presidencia auxiliar. Los huachicoleros iban a bordo de diversos vehículo como dos tipo Caribes, un Honda y un Volkswagen, así como motocicletas.
Se mencionó que el enfrentamiento fue en la calle Allende y Benito Juárez, de san Francisco Tláloc, en donde los primeros reportes indicaban que se enfrentaban huachicoleros y pobladores, al menos 50 personas de cada bando.
Luego de la primera escaramuza, más pobladores salieron y persiguieron a los delincuentes. Lograron capturar a dos presuntos huachicoleros, quienes dijeron llamarse: Emmanuel D., de 22 años de edad, y Mario Alberto H., de 33 años de edad.
A este par de sujetos la gente clamaba por lincharlos, pero lograron tranquilizarse y luego de tenerlos retenidos por varias horas los pusieron a disposición de las autoridades estatales para que se les finquen las responsabilidades del caso.
Este lunes al mediodía se efectuó una reunión entre los vecinos y las autoridades municipales y estatales. Los representantes del poder estatal y municipal exigieron a los pobladores que dejaran las armas, se comprometieron a que el Ejército Mexicano montaría una base para resguardar la comunidad, lo cual se sumará a los 19 policías estatales que llegaron a reforzar la vigilancia en aquella zona.
Lo anterior fue declinado por los habitantes de Tláloc, quienes dicen seguirán patrullando las calles para combatir a los chupaductos por el riesgo que representan.
Cabe destacar que esta violencia comenzó el pasado 25 de mayo, cuando los chupaductos se enfrentaron a policías federales en Tláloc. Los pobladores intervinieron y luego de hacer huir a los gasotraficantes, incendiaron cuatro camionetas con bidones de combustible robado y 16 unidades más fueron volteadas. Ese día los vecinos hicieron patente que no permitirían que los chupaductos tomaran la comunidad y expusieran al peligro a sus familias.