• Mataron al resto de la familia cuando trataron de evitar la ejecución del varón de 32 años de edad, el cual previamente había sido levantado por un grupo de sicarios.

Odilón Larios Nava.- Las investigaciones en torno a cuádruple asesinato ocurrido la madrugada del martes en Palmar de Bravo, revelaron que en un primer momento el grupo armado sólo pretendía levantar y ejecutar a Emilio Chávez Cortés, de 32 años de edad, quien es relacionado por fuentes policiales con la banda de Jesús Martín Mirón López, alías El Kalimba. Sin embargo al ver que se lo habían llevado levantado, la familia intentó rescatarlo y fue entonces cuando les dispararon desde una emboscada.
El levantón, según el parte oficial, ocurrió alrededor de las dos de la mañana del martes, fue realizado por un comando armado conformado por cerca de 15 gatilleros. Sólo se llevarían a él pero sus padres y hermana, al ver lo ocurrido decidieron no quedarse con os brazos cruzados y salieron a buscar a los maleantes.
Eso los llevó a la muerte, pues abordaron un Volkswagen, Bora, color guinda, con placas TYB4915 del estado de Puebla, y al llegar al paraje Rentería, los sicarios los emboscaron y dispararon ráfagas de armas de grueso calibre contra el Bora. Así fue como mataron a los tres familiares de Emilio. Uno de ellos de nombre Roberto Chávez Domínguez y Amelia Chávez Cortés, padre y hermana respectivamente. Posteriormente en el Centro Médico de Tecamachalco pereció Adela Cortés Vélez, de 55 años de edad, también presentaba impactos de bala que sufrió en dicho ataque.
Hay que mencionar que el cadáver de Emilio fue localizado en una camioneta Ford, Lobo, color rojo, con placas JT84805 del estado de Guanajuato. La carpeta de investigación iniciada es la 1520/2017 de Tecamachalco.
La línea de investigación sugiere un ajuste de cuentas en contra de Emilio, vinculado al robo de combustible, en específico con la banda de El Kalimba. Se presume que el grupo criminal sólo iba a eliminar a él pero cuando sus familiares interfirieron también fueron aniquilados.