Un paseo por el Cuauhtémoc.

La mañana del domingo tuve la oportunidad de realizar un recorrido en el interior y exterior del aún llamado estadio Cuauhtémoc.
Sin duda que para los que conocimos a fondo el inmueble dos veces mundialista, notamos diferencias notables.
De entrada el área de estacionamiento ha sufrido un cambio estrepitoso, de las viejas tablas de basketball plantadas en esa área no queda nada, ahora se puede apreciar un estacionamiento de concreto hidráulico donde los lugares están perfectamente delineados con sus topes al frente.
En lo que respecta a la explanada, en ella quedaron totalmente abiertos los espacios para la perfecta movilidad de los asistentes, de la antigua oficina del estadio no queda más que algunas terrazas adornadas con pasto artificial y ahora la oficina del club se encuentra instalada a un lado del acceso al túnel de jugadores el cual también fue remozado.
Me llamó la atención el rescate del viejo mural que se encuentra a la entrada del área de plateas el cual si bien es cierto no se aprecia en su totalidad, también queda claro que la trabe que pasa en parte del frente ya estaba desde la remodelación de 1985 previa al mundial y por eso fue imposible rediseñarla pues es una de las que carga los palcos y la tribuna poniente.
Desde ese mismo lugar se puede apreciar la estructura interna de color blanco que sostiene los paneles de ETFE (material con él se cubrió todo el redondel del estadio) de color azul y blanco.
Ya en el interior, la perspectiva es aún más impresionante pues al pasar los nuevos portones tipo ‘el jardín del arte’ y al ser ya un estadio cerrado por completo, da la imagen de ser aún más grande de lo que en realidad es.
Todos los lugares al interior del inmueble fueron ocupados por butacas de tonalidades varias en las que el aficionado podrá disfrutar del espectáculo de manera cómoda y segura, así mismo todas las escaleras fueron remozadas y agrandadas para mayor seguridad del espectador.
A mi parecer, lo más espectacular son los nuevos palcos ya que cuentan cada uno con quince lugares en tres hileras de cinco cada una además de contar con acabados todos en cristal tratado lo cual permite ver sin mayor problema los partidos desde el interior de los mismos, así mismo vale la pena mencionar que los pasillos de acceso a todas las áreas, incluidos los palcos, se encuentran forrados de loseta tipo mármol con sus techos enyesados y protegidos en el exterior por una buena capa de impermeabilizante lo cual evitará las famosas goteras a las que ya estábamos acostumbrados los aficionados poblanos.
Aproveché para subir hasta el punto más alto del estadio en la rampa sur donde pude constatar que desde donde te sientes, la perspectiva de la cancha no se interrumpe en ningún momento, es decir, el estadio no tiene los famosos ‘puntos ciegos’, lo cual es un mal que padecen la mayoría de los estadios en México.
Puedo decirles hoy que el estadio está totalmente terminado y que los trabajadores que aún permanecen en el lugar están realizando labores de pintura y detalles pues incluso las dos pantallas ya fueron probadas al igual que el alumbrado de todo el estadio.
Así es que todo está listo para la reinauguración del coloso de la colonia maravillas en el que Puebla enfrentará al campeón argentino Boca Juniors el próximo miércoles en punto de las ocho de la noche.
Por lo que respecta al equipo, este se encuentra trabajando a marchas forzadas para enfrentar al Boca el miércoles y al Querétaro el viernes próximo donde la franja si no quiere sobresaltos deberá obtener al menos un punto en el estadio Corregidora para asegurar su ingreso a la liguilla después de seis años de ausencia.
Se espera que el miércoles los de la franja presenten su cuadro titular al menos 45 minutos para jugar la segunda mitad con el equipo que estuvo participando en la copa pues en este juego el resultado no será tan trascendental como sí lo será el del viernes donde la franja se juega toda la temporada en un partido.
FOTO ESTADIO

Lobos BUAP, superlider
Los universitarios lograron el viernes pasado una sufrida victoria frente a los venados de Mérida teniendo que soportar un arbitraje infame donde el nazareno les regaló un gol anotado con la mano a los yucatecos lo cual puso en peligro su ingreso a la liguilla como superlíderes sin embargo un gol anotado por Omar Tejeda a un minuto del final dio cifras definitivas de dos por uno, lo cual, aunado al empate de la UdeG y Bravos de Juárez, definió que el puesto de supremacía correspondía a los de la BUAP.
Hoy todos los integrantes de este equipo estarán concentrados en enfrentar de la mejor manera las semifinales para tener la opción de jugar la final del torneo.
Desde estas líneas una felicitación a todos los integrantes del equipo licántropo pasando desde la rectoría hasta el puesto más humilde del equipo pues este superliderato es un triunfo de todos y cada uno de los integrantes de la comunidad universitaria.
FOTO LOBOS

Nosotros como siempre seguiremos en línea.
Hasta la próxima.
Twitter@pepehanan