Preocupación y angustia
Todo venía caminando como debería de ser, Pablo Marini era el técnico ideal y de su mano a la franja nada le faltaría.
Ya había conseguido el torneo pasado 27 puntos de manera sobresaliente, sin embargo, desde hace seis semanas algo cambió, algo pasó al interior del club que ni usted ni yo sabemos.
De buenas a primeras, los jugadores dejaron de correr, de pelear, de tener ambición, de a poco el equipo vino a menos y aunque se lograron sacar algunos buenos empates como visitante, la cosecha de los últimos seis partidos se reduce a obtener cuatro puntos de dieciocho posibles.
Muy poco para un equipo que pintaba para calificar y que venía con un esquema definido que daba buenos resultados.
Importante será después del tres a cero que nos propinó el Guadalajara la tarde de ayer domingo, donde quedó evidenciado que algo no marcha bien al interior de la escuadra, que se cierren filas para enfrentar los últimos cinco partidos del campeonato donde se visitará a León, se recibirá a Chiapas para después ir a la frontera a enfrentar a Xolos y cerrar temporada en casa frente a Querétaro.
Que no les gane la preocupación y la angustia tanto a directivos, cuerpo técnico y jugadores, pues aunque no parezca, aún se tienen posibilidades de meterse a la fiesta grande siempre y cuando se de una buena racha.

Lobos BUAP
Los universitarios derrotaron el viernes pasado a unos peligrosos y complicados potros de hierro del Atlante al son de un gol por cero.
Los de la BUAP han logrado sumar trece puntos de los últimos dieciocho en disputa con cuatro victorias, un empate y una derrota, situación que a pesar del mal inicio los mantiene con posibilidades de meterse al séptimo lugar de la tabla y colarse a la liguilla, sin embargo las circunstancias no dependen en su totalidad de ellos, pues por principio de cuentas deberán derrotar el próximo fin de semana a los venados en Yucatán y esperar que Celaya derrote a los alebrijes de Oaxaca y que Coras y Correcaminos empaten en el partido que estarán enfrentando.
Si eso sucede, se estarán metiendo a la liguilla de la liga de ascenso y si no se dan los resultados se tendrá al menos la satisfacción de que una buena parte de la cantera universitaria tuvo ya su probadita en la división, lo cual perfila a la escuadra a tener la próxima temporada al menos cuatro canteranos jugando ya en el primer equipo, lo cual nos indica que el proyecto establecido por el Rector Alfonso Esparza goza de cabal salud en cuanto a generar jugadores poblanos y en algunos casos universitarios al futbol de primera división en nuestro país.

Que Puebla podría tener dos equipos.
Tómelo con las reservas del caso, pero según me comentan, al parecer la situación de jaguares de Chiapas ya es insostenible en ese estado de la re publica y todo se traduce a tres posibilidades.
1) Que el equipo sea transferido a Tapachula donde existe el interés de algunos empresarios por llevarse el equipo dentro del mismo estado de Chiapas.
2) Que los jaguares sean vendidos a Tampico, Tamaulipas, para volverlos la jaiba brava en aquel estado.
3) Que de no concretarse alguna de las dos opciones antes mencionadas, se conviertan en Ángeles de Puebla y jugarían el próximo torneo en el estadio Cuauhtémoc.
El tiempo nos dirá el final de esta historia, la cual en caso de darse, pondría a Puebla con dos equipos nuevamente en el máximo circuito.
Nosotros como siempre veremos y diremos.
Hasta la próxima.
Twitter@pepehanan