La columna de Pepe Hanan

Entre la grilla y el buen futbol
En Puebla, el futbol ha tomado caminos contrastantes; por un lado, lo que tiene que ver exclusivamente con el tema deportivo donde la franja en los últimos dos torneos y bajo el mando de Pablo Marini ha demostrado que se pueden hacer cosas positivas y que es posible sacar al equipo de la incómoda situación porcentual en la que ha permanecido en los últimos años.
Para muestra el empate del pasado sábado frente a Santos de Torreón. Pese a haber tenido que jugar más de sesenta minutos con un hombre menos, el uno por uno demuestra que los camoteros pueden pararse en cualquier escenario con posibilidades de sacar buenos resultados.
Al paso que vamos y si la tendencia se mantiene, el equipo Puebla estará matando dos pájaros de un tiro; por pricipio de cuentas, el alejarse de buena manera de los equipos involucrados en el descenso y por otro, calificando a una liguilla donde la escuadra se presentará como un equipo incómodo y capaz de ganarle a cualquiera.
Por otro lado, la grilla que rodea al equipo donde pareciera que intereses extermos pretenden a como de lugar desestabilizarlo, esas filtraciones a nivel nacional sobre supuestos adeudos a los jugadores.
Me queda claro que dichas versiones salen de adentro del vestidor camotero, es obvio y lógico pensar que cuando el río suena es porque agua lleva, pero también lo es el hecho de que el equipo se está matando en la cancha, lo que tira por la borda las versiones mal intencionadas.
Hoy en día en el futbol mexicano es imposible quedar a deberle a los jugadores, podría haber algunos atrasos (suponiendo sin conceder) los cuales, tarde que temprano, tendrán que ser subsanados, pues las fianzas y las garantías existentes en la federación así lo respaldan.
Lo que si llama la atención es la ferocidad con la que se intenta fastidiar a un grupo de jugadores que está intentando hacer bien las cosas, a una institución que bajo el liderazgo de Carlos López Domínguez ha logrado darle la vuelta a la tortilla y ahora la franja es un cuadro competitivo en el cual se acabaron las indisciplinas y el valemadrismo de los jugadores.
Sea como sea, en la intimidad del equipo camotero, saben bien que sólo a base de esfuerzo y buenos resultados se puede terminar con todas estas versiones de sus opositores o enemigos.
Por lo pronto, la escuadra se prepara para dar un golpe dedinitivo en sus aspiraciones de liguilla al recibir el próximo domingo a los pupilos de Carlos Reinoso quien de a poco se han vuelto a meter en problemas de porcentaje y según versiones procedentes de Veracruz, se estaría jugando el puesto dependiendo del resultado de este partido.

Lobos BUAP
Sin duda que la actual no ha sido ni por mucho la mejor versión de los licántropos; un cúmulo de situaciones tienen al equipo sumido en una crisis de resultados.
La salida de cinco jugadores claves en el funcionamiento universitario, acompañado de cinco incorporaciones de jóvenes a los cuales no se les puede considerar como refuerzos, más lesiones considerables como las de Orlando Rincón y el ‘More’ Mosqueda, más el hecho de que César Cercado está jugando con un dedo del pie fisurado, explican en gran medida parte de los problemas por los que atraviesa el equipo.
Si a esto añadimos el ‘mal y de malas’ como sucedió el sábado pasado en Celaya donde al equipo no le acreditan un gol válido y después le marcan un penalty más que dudoso, dejan poco por hacer.
No queda mas que seguir intentando y tratar de recomponer el camino el próximo viernes cuando se reciba al equipo de Cimarrones para que los muchachos retomen la confianza que se ha perdido con el paso de los partidos.
Se trabaja ya al interior del equipo en la recuperación anímica haciéndole ver a los jugadores que solo mediante el esfuerzo y un mejor futbol, se puede salir adelante.
Nosotros como siempre seguiremos en línea.
Hasta la próxima.
Twitter@pepehanan