• Es un hombre de 50 años de edad, miembro del escuadrón de la muerte.

Odilón Larios Nava.- Al ver que el personal de Participación Social de la Fiscalía General del Estado levantaba el cuerpo de un borrachito apodado “El Picapiedra”, uno de sus cofrades del “escuadrón de la muerte” tristemente comenzó a cantar: “Ya se va, y no volverá…” el inicio de la canción “Ya se va” del grupo Los Solitarios.
El Picapiedra, como le llamaban los miembros del club del escuadrón de la muerte, murió la mañana de este jueves en la colonia La Popular. Sólo sabían de él, que se llamaba Agustín, y tenía 50 años de edad. En algunos de los pocos momentos lúcidos que pasaron juntos, les dijo que tenía dos hijos y que vivió en la colonia El Cristo, pero que abandonó ese hogar para tirarse al alcohol y desde entonces vivía en la indigencia al sur de la ciudad de Puebla.
Sus cofrades dijeron que este jueves alrededor de las 07:00 horas lo vieron con vida, incluso todavía les gritó que los veía después. Sin embargo una hora después lo encontraron muerto frente al número 10303 de la calle Querétaro de la colonia La Popular.
Aseguraron que desde hace algunas semanas se quejaba de un dolor en la panza, además de que tenía los ojos amarillos, síntomas de cirrosis. Todo hace indicar a las autoridades que murió por causas naturales.
Al verlos reunidos cerca del cuerpo, un vecino les dijo que así terminarían si no dejaban el vicio, pero ellos lo ignoraron. Pero con mirada triste despidieron a su compañero de borracheras, con quien solían entrarle duro al aguardiente.