Al inaugurar ayer las instalaciones del Centro de Control, Comando, Comunicación, Cómputo y Calidad (C5) de Toluca, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, anunció que en el segundo semestre de este año entrará en operación el número único de emergencias 911 en 16 entidades del país, en una etapa inicial.

Recordó que es una instrucción en la que han venido trabajando varias dependencias del Gobierno de la República, con el objetivo de contar con un número único de denuncias para toda la población del país, en el que se toma como referencia el mismo número que ya opera en otros países.

Puntualizó que “no ha sido fácil armarlo, porque no sólo era liberar la frecuencia en la que se pueda tener este número y ocuparse, sino además incorporar todas las áreas que hoy prestan distintos servicios de emergencia de diferentes instituciones públicas, para que todas estén unificadas y concentradas en este 911”.

Precisó que en ese número se recibirán las denuncias en materia de seguridad pública, y llamadas para casos de emergencias médicas u otras que se requieran.

El Primer Mandatario refirió que “el Gobierno de la República ha convocado a los gobiernos estatales para que hagamos un frente común, particularmente en tres tareas: la prevención social de la violencia y del delito, el fortalecimiento institucional y operativo de las corporaciones de seguridad en las distintas entidades federativas, y la procuración e impartición de justicia”.

Explicó que en la prevención social del delito se busca “el rescate de espacios en beneficio de más de 5 millones de personas en toda la geografía nacional”.

El Presidente Peña Nieto destacó la importancia de que las propias entidades federativas fortalezcan sus capacidades, porque “si se espera que el Gobierno de la República actúe o vaya en sustitución y reemplazo a las capacidades que tienen los estados, verdaderamente estarán quedándose a la zaga en su capacidad de actuar”.

“El Gobierno de la República, por sí solo, no está en capacidad de suplir lo que es responsabilidad de los gobiernos estatales; sí de hacer una estrecha coordinación, sí de sumar capacidades, sí de actuar de forma conjunta, pero reconociendo que cada orden de Gobierno está en la necesidad y el deber de hacer su esfuerzo propio para potenciar las capacidades de respuesta y brindar adecuada, eficiente y oportuna seguridad a la población, a las familias mexicanas”, resaltó.

Añadió que, en el ámbito de la procuración e impartición de justicia, “en este mismo mes de junio deberá quedar debidamente operando y en vigencia en todo el país, el Sistema de Justicia Penal Oral y Acusatorio”.