La Cuarta Transformación de México “va en serio” recalcó el presidente, Andrés Manuel López Obrador, al destacar que en el gabinete “nadie es indispensable” y que probablemente habrá otros cambios en su equipo.

 

Al referirse a las razones por las cuales Josefa González-Blanco renunció a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), el presidente López Obrador reveló que fue la hoy exfuncionaria quien admitió su error al haber solicitado a un directivo de Aeroméxico retrasar el vuelo que la llevaría Mexicali, Baja California el fin de semana.

 

En este contexto, el presidente sostuvo que en el actual gobierno no se tolera el influyentísimo ni la prepotencia porque de ser así, no se gestaría ningún cambio; por ello, quien no se sienta a gusto trabajando en la actual administración debe de dar paso a quien sí quiera trabajar por México.

 

“Somos servidores públicos, el único jefe que tenemos, el único amo, es el pueblo. Entonces, si no estamos a gusto sirviéndole al pueblo o no les estamos sirviendo bien, hay quienes quieren ayudar en la tarea de transformación.

 

No somos indispensables, ni el presidente, si por eso va a ser la revocación del mandato (…). Entonces, tenemos que portarnos bien todos y dar el ejemplo los servidores públicos, somos los más obligados a actuar con rectitud, y no sabemos qué nos depare el destino en esta situación, hay que esperar, pero no vamos a echar raíces, no vamos a ser eternos” expresó López Obrador.

 

Después de detallar el criterio que sirvió de base para aceptar la renuncia de González-Blanco a su equipo, el presidente admitió que el equilibrio de género se vio afectado, pues antes eran 8 mujeres y 8 hombres los que integraban el gabinete, y ahora tras la renuncia del fin de semana, predominan más los hombres.

 

De ahí que dejó entrever que para remediar la situación “podría haber más ajustes”.

 

“Sí se produce un desequilibrio porque eran ocho mujeres, ocho hombres, ya lo vamos a resolver, porque a lo mejor va a haber otros cambios y ahí ya se equilibra” comentó el titular del poder ejecutivo federal.

 

Por último, el presidente dijo que “en lo personal” quiere mucho a Josefa González-Blanco porque es una persona de buenos sentimientos y que cometió un error como cualquiera lo puede tener.