Odilón Larios Nava.-

El caso del ladrón que fingía ser ciego para robar, ha causado controversia en la opinión pública, por las declaraciones del sujeto, ya que presuntamente para poder actuar con veracidad como una persona con discapacidad visual, asistió durante medio año a una escuela para ciegos.
Luego de acudir puntualmente durante seis meses a las clases para invidentes, comenzó a delinquir haciéndose pasar por un hombre ciego, incluso usaba gafas oscuras y un bastón y no obstante se hacía acompañar de su cómplice, quien fingía ser su guía.
Cabe recordar que el pasado martes en la tarde se logró la detención de Erick Isam Sánchez Manzanero, luego de que ingresara a un laboratorio clínico en San Francisco Totimehuacan, para robar en compañía de su lazarillo –otro delincuente-.
Su actuación fue tan magistral que pudo engañar al agente del Ministerio Público de Agua Santa, quien amenazó a los policías que detuvieron a este sujeto para ponerlos a disposición de Contraloría por haber detenido a un discapacitado, quien es imputable.
Luego de que los uniformados recibieran la amenaza, acudieron al Ministerio Público de La Popular, a quien convencieron de analizar minuciosamente la condición del indiciado. Las pruebas realizadas por médicos legistas y peritos, dieron la razón a los estatales, quienes desde un principio no creyeron en la supuesta ceguera de López Manzanero.
Las autoridades policíacas intrigadas por la maestría con que este sujeto actuaba como ciego, preguntaron cómo lo había logrado, a lo que Sánchez Manzanero les mencionó que para poder interpretar su papel, estudió muy duro durante seis meses, tiempo que asistió a una escuela para ciegos.
Así mismo mediante sus declaraciones resaltó que en el pasado se desempeñó como ex militar y ex policía federal y actualmente trabaja como elemento de seguridad privada en Finsa. Cabe señalar que el sujeto, ya fue consignado ante el Juez Cuarto Penal correspondiente señalado del delito de robo a comercio.