• Sobre lo ocurrido hay dos versiones: la oficial dice que se lanzó desde tres metros de altura en intento de suicidio; la extraoficial que el hombre estaba ebrio y cayó de su “tapanco”.

Odilón Larios Nava.- Un recluso del Centro de Reinserción Social de San Miguel, se debate entre la vida y la muerte, luego de que sufriera un accidente dentro del CERESO antes señalado. Se trata del empresario Jaime García Yáñez, de 35 años de edad, quien está acusado de homicidio y recluido desde el pasado 8 de febrero.
García Yáñez se encuentra con muerte cerebral en el Hospital General del Sur, luego de que, según algunas versiones, se lanzará desde una altura de tres metros intentando suicidarse.
La anterior es la versión oficial que manejó la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSP) mediante un comunicado emitido por la dependencia, sin embargo fuentes policiales cercanas a este diario dijeron que lo que realmente ocurrió es que un grupo de reclusos estaban borrachos, aclararon que no se sabe quién, ni cómo metieron las bebidas embriagantes.
Según esta versión, García Yáñez cayó de un “tapanco” – unas tablas tipo litera donde duermen los reclusos – cuando estaba alcoholizado y que eso fue lo que le causó las heridas que lo tienen con muerte cerebral.
El empresario del giro de transporte de carga y dueño del gimnasio Forcefit, de 35 años de edad, habría tenido el percance por la madrugada, según el reporte oficial minutos antes de las 03:40 horas. Tiempo en que los reclusos deben estar en sus celdas “por cuestiones de seguridad, para no vulnerar la seguridad del penal”, comentó la fuente consultada. Y agregó que los reclusos pueden hacer labores de limpieza y otros tipos de trabajos pero no en horas de la noche.
La fuente consultada también enfatizó el hecho de que Jaime García, debía estar en el área de “estancia de ingresos” donde no se suelen realizar esos trabajos. Y señaló otro punto interesante, el hombre en cuestión es empresario y cuenta con recursos económicos, por lo que no requería de hacer labores en el penal para contar con dinero, alimento y los demás enceres que necesitan para la vida en el reclusorio.

EL HOMICIDIO

Jaime García Yáñez, de 35 años de edad, fue vinculado a proceso el pasado 8 de febrero por el asesinato de David Enrique Hallat Campos, de 33 años de edad.
El homicidio ocurrió la madrugada del 6 de febrero, cuando García Yáñez se encontraba en casa de su víctima en el fraccionamiento Arboledas de San Ignacio. Ahí los dos, junto con Roberto el medio hermano de David, se habían reunido desde la tarde del domingo 5 de febrero a ver el Super Bowl y se siguieron la fiesta hasta alrededor de las 01:00 horas del día siguiente.
Durante una discusión Jaime García sacó a relucir una pistola calibre 22 y disparó contra David Enrique, la bala le dio en el corazón y le arrebató la vida.
Aunque Jaime intento escapar, la policía lo detuvo momentos después y desde entonces se encontraba privado de su libertad, acusado del delito de homicidio. Las pruebas materiales y los testigos que declararon ante el Juez hundieron a este joven empresario quien tiene como actividad principal la renta de vehículos de carga y también es dueño del gimnasio Forcefit.

VERSIÓN DE LOS HECHOS DE LA SSP

Aproximadamente a las 3:40 horas de este viernes, el interno Jaime García Yáñez fue externado del Centro de Readaptación Social (CERESO) de San Miguel al Hospital General del Sur, con carácter de urgencia, por presentar traumatismo craneoencefálico, provocado por una caída de aproximadamente tres metros de altura.
Los hechos ocurrieron, cuando el interno era trasladado de la cocina, donde realizó junto con otros tres reos actividades de aseo general, a los dormitorios. Al ser conducido por los guardias y abrir éstos la reja de la celda, el interno se arrojó de la planta alta.
De inmediato se le brindaron los primeros auxilios y fue trasladado al hospital para su adecuada atención, su estado de salud se reporta como grave.
Es importante resaltar que los otros internos ya se encontraban en sus respectivas celdas al ocurrir el hecho.