• Se confirmó que además de la insulina, la bolsa que le robaron tenía 100 mil pesos destinados al pago de nómina de su empresa.

Odilón Larios Nava. – Estaba recién casado el empresario de nacionalidad española que fue asesinado el pasado viernes por la tarde, durante un presunto intento de asalto, en la colonia Nuevo Horizonte en el municipio de Cuautlancingo. Un par de días antes de su homicidio había vuelto a Puebla, con su esposa mexicana, de su luna de miel en el extranjero.
En un inicio se mencionó que el robo no se había concretado y que la bolsa que le arrebató el ladrón sólo llevaba la insulina del ibérico, pues era diabético. Sin embargo, fuentes policiales indicaron que la bolsa además del medicamento también contenía 100 mil pesos en efectivo, dinero que estaba destinado al pago de nómina de la empresa, el cual haría el sábado.
El empresario respondía al nombre de Segismundo Díaz Martín, y contaba con 50 años. Recibió un balazo en el abdomen, dentro de su domicilio ubicado en el fraccionamiento Villa de las Flores, en el interior 3 de la calle Constitución. Los paramédicos de SUMA cuando llegaron, confirmaron que el hombre no tenía signos vitales.
Trascendió que el occiso era empresario dedicado a la producción de plásticos y fibra de vidrio, su empresa está ubicada en Papalotla, Tlaxcala. El día del crimen iba en su camioneta con su esposa. Antes habían acudido a un restaurante y presumiblemente a retirar dinero.
Según informes policiales obtenidos de manera extraoficial, el hombre y su esposa regresaron al domicilio, se ignora porqué razón el portón de acceso al fraccionamiento quedó abierto al igual que la puerta de la casa del ahora occiso.
Al menos un ladrón ingresó a la casa y ahí es donde despojó al hombre de la bolsa con la insulina y con el dinero. Presuntamente el occiso puso resistencia y por eso el ladrón le disparó en una ocasión en el abdomen. El delincuente escapó sin que se sepa qué rumbo tomó.
Aunque el robo y el balazo que hirió al empresario español ocurrió dentro del domicilio, según las fuentes consultadas – pues se hallaron, una ojiva y rastros hemáticos en el interior del domicilio – se ignora porque el cuerpo quedó en el exterior de su casa, en donde fue revisado por los paramédicos de SUMA y donde se efectuó el levantamiento del cadáver.
Fuentes policiales consultadas al respecto de este caso indicaron que aunque no se descarta el hecho de que haya sido un robo a manos de un desconocido que de manera circunstancial supo que el empresario llevaba dinero consigo, la experiencia policial y ciertos indicios los llevan a pensar en otra hipótesis, la de un robo planeado, es decir que probablemente alguna persona que conocía de los movimientos de dinero que Segismundo hacía cada semana pudo dar el pitazo para que se cometiera el robo que a su vez acabó con la vida del empresario español.
Cabe destacar que el empresario Segismundo Díaz, partió a España en el mes de noviembre para casarse en aquel país con una mexicana de 33 años; la semana pasada, un par de días antes de que fuera asesinado, la pareja regresó de aquel viaje y la luna de miel.